México, 27 de noviembre de 2022 (ACOM).- Al encabezar la llamada “Marcha del Pueblo”, el presidente Andrés Manuel López Obrador, reiteró que no buscará la reelección, ni tampoco su esposa Beatriz Gutiérrez Müller será candidata a un cargo público.

“Y así como les dije que somos maderistas y que no hay reelección, Beatriz ni siquiera aceptó, con todo respeto lo dijo, ser primera dama, de modo que ella no va a participar en ningún proceso electoral” manifestó.

“Ofrezco disculpas por decirlo, pero esto es un asunto de interés público y debe de quedar muy claro. Por encima de los intereses personales por legítimos que sean, está el interés general, el interés del pueblo, el interés de nuestra transformación” aseveró.

El tabasqueño encabezó la movilización que inició desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo capitalino, lo que significó que el derrotero tuviera una duración de casi 6 horas y sus miles seguidores escuchen un discurso de 100 minutos.

El presidente hizo un repaso de las 110 acciones que ha emprendido su administración en los 4 años de gestión y definió su modelo de gobierno como el “humanismo mexicano”.

Aseguró que en México ya no domina la oligarquía, si no que existe un gobierno democrático, cuya prioridad son los pobres.

“Sigamos haciendo historia, continuemos impulsando el cambio de mentalidad, la revolución de las consciencias, hagamos realidad y gloria el humanismo mexicano”.

Como sus principales logros enumeró: la corrupción no se tolera ni hay impunidad para nadie; se acabaron los privilegios fiscales; no hay lujos en el gobierno federal; México está recuperando su prestigio en el mundo, el gobierno dejó de ser el principal violador de los derechos humanos, hemos reducido la incidencia delictiva y las manifestaciones de protestas son pocas

“México hoy es santuario de las libertades” dijo.

Sin hacer alusión directa a la reforma que promueve para transformar al INE, López Obrador aseguró el gobierno no participa en fraudes electorales.

En su mensaje también hubo un mensaje para los jóvenes: si quieren dedicarse al noble oficio de la política, no olviden que lo principal es tenerle amor al pueblo, querer al pueblo, profundo amor al pueblo. Nada se logra sin amor al pueblo.

Indicó que en otros tiempos se podía fingir, simular, ir en campaña a pedir votos, abrazar a la gente y luego llegar al cargo y olvidarse del pueblo, “a lo mejor en otros tiempos; ahora ya no”.

Miles de simpatizantes se unieron a la movilización que no estuvo exenta del uso de camiones para transportar a la gente, como en los viejos tiempos del PRI.