Mérida, Yucatán; 30 de abril de 2021 (ACOM).- Los problemas de cientos de niños se invisibilizaron por la pandemia, la emergencia sanitaria obligó a que muchos de los problemas sociales y económicos del sector infancia no se priorizaran, lo que ha derivado en un crecimiento notable del daño contra este sector.

Según datos de la Red Nacional por los Derechos de la Infancia, los problemas más críticos son el crecimiento de la violencia intrafamiliar, la salud emocional de millones de niños mexicanos, así como un notable retraso en aspectos educativos, de salud, el crecimiento del abuso sexual infantil y el impacto por decenas de niños huérfanos por la pandemia.

Sobre este tema en particular y los problemas de infancia en tiempos de la pandemia, la docente e investigadora Gina Villagomez Valdez recalcó que, uno de los sectores de la sociedad que más resultaron afectados durante la continencia sanitaria ha sido la infancia.

En Yucatán, expuso, poco o nada se ha informado sobre el daño que ha ocasionado la pandemia a decenas de niños, tanto del área urbana como del medio rural. El confinamiento, la falta de interrelación con sus docentes y compañeros en la escuela, los problemas económicos por el desempleo de padres de familia, las restricciones a los espacios de esparcimiento son factores que han agravado la salud emocional de los niños yucatecos.

Con ello, las muchas horas de internet y televisión, la falta de actividades físicas, a falta de comunicación entre adultos e infantes en los espacios domiciliarios están lastimando incluso la interrelación familiar y deben de traer consecuencias negativas por estas presiones en la vida de la célula familiar.

En la zona urbana primordialmente el hacinamiento, la falta de herramientas tecnológicas adecuadas para el seguimiento de los programas de estudio, la poca información que se ofrece para atender los problemas de niveles de estrés que se viven entre la familia son situaciones que se advierten ahora y tendrán consecuencias más adelante en la integración de los núcleos familiares.

Villagómez Valdez, especialista del área de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Regionales Dr. Hideyo Noguchi de la Universidad Autónoma de Yucatán, destacó que, muchos de los problemas que han vivido los sectores de infancia y juvenil se han borrado por las prioridades que ha marcado la pandemia.

Se ha publicado incluso aspectos de información por parte de la ONU sobre esta incidencia de situaciones y problemáticas de impacto sobre los niños, apuntó.

El problema es que, esta pandemia ha incrementado los índices de discriminación, violencia y pobreza contra un sector tan vulnerable como la infancia, expuso.

Adicionalmente, el débil compromiso de la presente administración federal con la niñez profundiza la crisis de derechos humanos, recalcó.

El cierre de escuelas, la crisis económica, los problemas sociales y sanitarios han invisibilizado a cientos de niños que perdieron el contacto con otros grupos infantiles y con su entorno.

El Inegi  ha reportado que sólo el 44 por ciento de las viviendas del país tienen una computadora y de ellas, no todas tienen acceso a internet, representando una exclusión para cientos de niños.

“En Yucatán no es tan sencillo medir el número de viviendas con una computadora, pero innegable que este impacto es proporcional a lo que sucede en el país”, expuso.

Señaló que, es importante que los tres niveles de gobierno atiendan y prioricen los problemas que están impactando a este sector de la sociedad y con ello, tratar de recuperar las condiciones y calidad de vida de los niños que tras 14 meses de pandemia aun no tienen una atención dirigida en aspectos de salud mental y seguridad.