Mérida, Yucatán, 21 de octubre de 2021 (ACOM). – “No estoy prófugo” afirmó Daniel Blanco quien era novio de María José R. C., la joven que falleció tras caer desde el balcón de los departamentos Elite, caso que ha conmocionado a la sociedad yucateca.

El mesero del restaurante La Recova rompió el silencio tras varios días de no saberse de él y concedió una entrevista a la página de Facebook El Yuca Cabezón.

“Dicen que soy un feminicida, un asesino, que soy tratante de blancas, que estoy prófugo en México, nada es verdad” afirmó.

Dijo que ha evitado exponerse a las agresiones de los familiares de la fallecida con quienes, afirma, ha tenido contacto para explicarles cómo sucedieron los hechos.

Relató que el domingo, después de trabajar, fue por su novia para salir y beber en el bar Shotimilco de donde se quitaron a las 12 de la noche con Erika R. C. y su esposo Michel A.

La joven ya no quería seguir la fiesta por lo que discutió con Daniel y hasta le dio una bofetada de lo molesta que estaba. El ‘after’ siguió en un departamento, pero la chica de 18 años ya no quería continuar.

Fue cuando Erika, a quien Daniel conoció en La Recova de donde es frecuente comensal, se ofreció llevarla a su departamento.

Ambas mujeres se dirigieron al edificio Elite y sus parejas se quedaron a ingerir bebidas alcohólicas. Hasta que se comunicó la amiga para informarle que María José estaba impertinente y que fuera por ella.

Después de una segunda llamada, el novio acudió a los departamentos en cuestión de 8 o 10 minutos, pero cuando llegó se encontró con la escena: su pareja estaba en el suelo muerta.

“No la debí dejar ir” expresó entre sollozos. Luego, relató que la policía lo detuvo y le hizo declarar. Previamente intentó avisar a la familia sin éxito, hasta que uno de los primos le respondió la llamada.

Daniel Blanco aclaró que nunca se deshizo de su teléfono y no se presentó al velorio porque sabe que los parientes de María José son conflictivos.

Comentó que la madre de la joven es la única con la que no ha podido hablar y se dijo dispuesto a declarar ante la Fiscalía General del Estado.

“No tengo nada que esconder” sostuvo.