Kinchil, Yucatán; 13 de septiembre de 2019 (ACOM).- Con tremenda cortada en una mano acabó Fernando Casanova (a) “Cocoliso”, vecino del puerto de Celestún, luego de una riña registrada anoche en la calle 20 por 13 y 15 de este pueblo.

Fernando, de 60 años, relató a las autoridades que llegó al municipio a relajarse y echar los tragos, ya que es pescador y patrón de una embarcación, además de haber trabajado con varios kinchileños.

Dijo que apenas bebía los primeros tragos de su espumosa “caguama”, cuando un sujeto conocido como Toni (a) “Cresta”, presuntamente alcoholizado y drogado, comenzó a gritar y reclamarle que por qué lo había despedido de su trabajo. Segundos después, el tipo sacó un cuchillo y le rebanó la mano izquierda al sexagenario.

Tras hacer su maldad, el kinchileño se escondió en un predio vecino, minutos antes de las 20 horas.

Uno de los amigos de don Fernando llamó rápido a los policías municipales, cuyos agentes arribaron para auxiliar al hombre con un torniquete y lo subieron a la patrulla para luego trasladarlo al centro de salud local.

Más tarde, el vehículo de traslado médico se encargó de llevar al herido al hospital O’Horán de la capital yucateca debido a la profundidad de su herida, luego de ser suturada. El pobre Fer aseguró que levantará su demanda.