Mérida, Yucatán; 28 de noviembre de 2020 (ACOM).- El gobierno del estado reconoció la difícil situación económica y de falta de recursos que enfrenta el sector pesquero de Yucatán, golpeada por el mal tiempo y la contingencia por coronavirus.

“Los malos tiempos no nos dejaron salir a pescar como se necesita y, pues, estamos muy por debajo de la cuota”, admitió el secretario de Pesca y Acuacultura, Rafael Combaluzier Medina.

“Todos estos huracanes, tormentas tropicales, luego se metieron los nortes, al mismo tiempo, inclusive ahorita, aunque es un día soleado, el mar está muy movido para que puedan salir”, explicó el titular de la Sepasy. 

Detalló que en el caso de pulpo se han capturado poco más de 9 mil toneladas, muy lejos de las 18 mil de cuota para 2020, situación que preocupa a los hombres de mar y empresarios, quienes siguen atravesando pérdidas económicas, pues oficialmente esta pesquería entrará en veda, como cada año, el 16 de diciembre.

En ese sentido, la petición de ampliar la temporada de captura de pulpo llegará en breve a la Comisión Nacional de Pesca (Conapesca).

Tras el acuerdo del comité de vigilancia de pulpo y mero de Yucatán, la Sepasy será la encargada de enviar la propuesta a nivel federal para su evaluación.

El principal argumento es que existe suficiente producto para continuar la pesquería, la cual se vio afectada por la situación del coronavirus y las malas condiciones climáticas.

Cabe destacar que la posibilidad de ampliar la pesca de mero fue desechada, por lo que se mantiene la veda de dos meses que iniciará en febrero del 2021.