Mérida, Yucatán, 17 de octubre de 2019 (ACOM).- El presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Ricardo Ávila Heredia, advirtió que en 2020 el Poder Judicial enfrenta diversos compromisos con sus trabajadores y la sociedad por lo que aseguró que es imperante que no tenga recortes presupuestales para poder cumplirlos.

En entrevista, señaló que dentro de los compromisos se encuentra la atención de los edificios en los que se prestan servicios, así como gastos que ocupan una buena parte del dinero que recibe.

«Pagamos un impuesto muy fuerte, que es el impuesto sobre nóminas, de cerca de 20 millones de pesos. Nosotros no pretendemos enfrentarnos con nadie, lo único que pedimos es que se analice y que ojalá se pudiera apoyar al Poder Judicial», dijo.

Señaló que la Constitución local, en su artículo 64, establece que el presupuesto asignado para el Poder Judicial debe ser equivalente al 2% del presupuesto para todo el estado y que este no debe disminuir en comparación con el año anterior, por lo que pidió al Ejecutivo preservar este principio.

Explicó que de los 654 millones de pesos que proyecta para el 2020, el 80% es para pago de nómina y servicios además de que, en cuestión de servicios generales, muebles tangibles e intangibles, ocupa porcentajes menores.

Recalcó que también se plantea atender otras necesidades apremiantes.

«La transparencia, la anticorrupción, la difusión. Pudiera señalar, todo lo que tiene reparación. Este edificio tiene 18 años. Quiero recalcar que tenemos 20 edificios en el estado que requieren electricidad, agua. Solo en electricidad, el Consejo de la Judicatura tiene presupuestado 9 millones de pesos», apuntó.

En el proyecto del recurso para el Poder Judicial, se estableció una partida de 24 millones de pesos para incorporar a sus trabajadores al Infonavit, mientras que el tema de la atención de los casos laborales, quedó fuera.