Ciudad de México; 19 de agosto de 2019 (adn40).- Científicos cubanos dieron reiteraron que la ausencia de los ciclones tropicales en el Océano Atlántico, obedece a la presencia del polvo del Sahara, el cual aporta un aire seco y caliente que inhibe la formación de huracanes y otros fenómenos meteorológicos de esta época.

Eugenio Mojena López, asesor del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba refirió que las nubes de polvo incrementan la cizalladura vertical del viento en las altas capas de la atmósfera, “factor que impide a cualquier sistema tropical en desarrollo concentrar la energía requerida para su formación y gradual fortalecimiento”.

Sin embargo advirtieron que esta “calma” podría terminar en las próximas semanas.