Tetiz, Yucatán; 21 de julio de 2022 (ACOM).- Por discutir, una joven pareja protagonizó una aparatosa derrapada ayer miércoles por la noche en el tramo Tetiz-Nohuayún.

Juan Javier T. y su esposa Sinthia C., ambos de 25 años de edad, se dirigían a la comisaría teticeña, de donde son originarios, a bordo de una motocicleta semiautomática 110cc, cuando sobrevino el percance.

A escasos kilómetros de llegar a la localidad, Juan perdió el control del manubrio y terminó azotando con su cónyuge, quien sufrió posible esguince en el tobillo derecho, además de sobre llevar ambos buenos golpes que ameritaron la intervención de la policía municipal y de paramédicos de la 21-L de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Echa un «coyotito» y despierta en el monte

Ahora tocó el turno a un tractocamión que terminó fuera del camino y volcado tras perder el control su guiador al dar el clásico pestañazo en el tramo de «la mala leche» Kinchil-Celestún.

Candelario C.C., de 54 años, cumplía con su labor de entregar 20 toneladas de alimento en una de las granjas avícolas de Kinchil localizadas en la carretera a Celestún, al mando de su pesada unidad Freightliner de la fletera Pegaso.

Para su mala suerte, cayó en brazos de Morfeo y cerró los ojos los segundos suficientes para perder el control del volante en la vía federal y volcar sobre su costado izquierdo.

Pero no todo fue malo, pues don «Cande» emergió sano y salvo ante la colosal volteada en los montes de Kinchil, por lo que no le quedó de otra que dar parte a sus superiores y solicitar el seguro de la pesada unidad

A la altura del kilómetro 58+500, justo frente a la granja «Amaris I» de Bachoco, arribaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública para cerciorarse si se requería una ambulancia, pero el quincuagenario dijo sentirse bien. Finalmente la Guardia Nacional se encargaría del hecho de tránsito.