Mérida, Yucatán, 11 de diciembre de 2019.- Con el inicio de las fiestas decembrinas se incrementa en la ciudad el número de vendedores informales que se instalan por todas las zonas de la capital yucateca, principalmente en el Centro Histórico, por ello es necesario que la autoridad municipal aplique el reglamento vigente y no permita que el ambulantaje se apropie de los espacios públicos.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur) de Mérida, Michel Salum Francis, destacó que este último mes es el mejor en ventas para los comercios organizados, que si bien obtienen una buena derrama, podría ser mayor si no se permitiera el ambulantaje en las calles y parques de Mérida.

“Aunque existe un reglamento municipal y una ley estatal que prohíbe la venta en la vía pública, estas no se cumplen, ya que las autoridades permiten el comercio de productos de dudosa procedencia, a precios por debajo de lo que normalmente se ofrece en los negocios establecidos”, anotó.

Salum Francis aseveró que Canaco Mérida exigen que las condiciones sean parejas, pues mientras los comerciantes formales pagan impuestos, empleados y energía, los ambulantes no tienen esos gastos, por ello pueden ofrecer los mismos artículos a precios más bajos.

Aconsejó a los consumidores comprar en negocios establecidos, para hacer valer la garantía ante cualquier defecto de fabricación del producto y para tener la seguridad de que están adquiriendo productos de calidad.

En la informalidad, advirtió, no tienen esos beneficios, pues el vendedor ambulante desconoce de dónde viene la mercancía que expende, pues mayormente se le distribuye a través de intermediarios.

Desde los últimos días de noviembre se observa el aumento de vendedores ambulantes en Mérida, y esperamos que en próximos días se incremente la instalación de puestos ambulantes por diversas zonas de la ciudad, principalmente en el centro, lugar de mucha afluencia por las compras de fin de año.

Michel Salum subrayó que los comerciantes establecidos esperan el último mes del año para incrementar sus ventas y cerrar de manera positiva, pues la derrama significa oxígeno para los negocios, ante un año complicado, pero la informalidad afecta y no permite que las ventas sean mejores.