Mérida, Yucatán; 22 de septiembre de 2020 (ACOM).- La reapertura de las zonas arqueológicas y los paradores turísticos del estado servirán como motor para la acompañar la reactivación turística del estado, señaló Mauricio Díaz Montalvo, director general del Patronato Cultur.

Díaz Montalvo informó que están funcionando los 12 paradores turísticos de Cultur, en tanto que dos se mantendrán aun cerrados, Loltún y Balankanché, ambos espacios son recorridos bajo tierra -grutas- y según la determinación del Instituto Nacional de Antropología e Historia, será importante mantenerlas cerradas en la temporada de lluvias y atender aspectos de seguridad.

El paso del huracán Cristóbal, el pasado mes de junio, dañó estructuras de las grutas, esto debido a la cantidad de lluvia, inundaciones y exceso de humedad, que dejó el fenómeno climatológico.

Con la reapertura de la zona arqueológica de Chichén Itzá quedan abiertos todos los sitios de interés turístico-cultural, lo que incentivará este sector económico que requiere también de promoción para que un mayor número de visitantes lleguen a nuestro estado.

Los protocolos de bioseguridad establecen que los turistas que visiten las zonas arqueológicas tendrán un horario para su arribo, se agregarán por grupos de 10 personas máximo, incluyendo a los guías de turistas, para ello se dispone de una nueva taquilla y por el momento no estará funcionando el espectáculo de “Las Noches de Kukulkán”.

El director del Patronato Cultur señaló que, este día en las primeras horas de apertura el aforo de Chichén Itzá registró 500 visitantes, lo que establece la importancia para los turistas de conocer este recinto cultural, patrimonio de la Humanidad.

Desde el pasado lunes están abiertas las zonas arqueológicas de Uxmal, Dzibilchaltún y Ek Balam, además de la Reserva Ecológica de Celestún, Uaymitún, El Corchito, en Progreso, los paradores de Izamal, Valladolid, Chocholá, Halachó y el cenote X’keken, en Valladolid, lo que permitirá que artesanos y microempresarios de las cooperativas turísticas reactiven sus espacios de venta en estos sitios.

Sobre las salas de cine del Centro de Convenciones Siglo XXI que fueron remodeladas recientemente, estableció que no hay fecha aún y será en tanto el Hospital de Emergencia que se instaló en ese recinto termine sus actividades, para poder establecer una nueva programación de las áreas de exposiciones y actividades generales del Centro de Convenciones.

Se espera que a corto plazo las zonas arqueológicas puedan retornar al volumen de visitantes al que se tenía previo al cierre por la emergencia sanitaria, pero desde ahora, el aforo establecido para su operación será a un 30 por ciento de su capacidad, esto es, unas 2 mil personas diarias en el caso de Chichén Itzá. 

“En otros espacios arqueológicos, el número de visitantes también será con un aforo menor, por lo que se han hecho acuerdos con las empresas operadoras y agentes de viaje, para no sobre vender los espacios y se cumplan con las exigencias que han establecido las autoridades federales”, finalizó.