Mérida, Yucatán; 13 de septiembre de 2019 (ACOM).- Tras un recorte presupuestal de 114 millones de pesos en 2019, la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) teme que haya más recortes en el presupuesto del próximo año y que más proyectos tengan que quedarse “en el cajón”.

Entrevistado al respecto, el rector José de Jesús Williams dijo que se ha eficientado el gasto universitario, sin embargo, la institución sigue corriendo el riesgo de postergar necesidades como ha sucedido en los últimos cinco años.

El directivo universitario aseguró que, a diferencia de otras instituciones de nivel superior en el país, “la UADY cuenta con finanzas sanas”, sin embargo, será necesario esperar a los montos del presupuesto asignado por la Secretaría de Educación Pública y el gobierno yucateco para definir las prioridades.

Recordó que el presupuesto estimado para 2019 de dos mil 567 millones de pesos se redujo hasta en 114 mdp debido a los ajustes de las administraciones tanto federal como estatal.

“Los ajustes presupuestales del gobierno federal han obligado a reprogramar proyectos que son indispensables. Tenemos que poner en marcha nuevas formas de conseguir recursos”, dijo Williams, quien citó por ejemplo el servicio de atención médica -que en un principio era solo para trabajadores universitarios y sus familias- que a partir del próximo año abrirá al público en general, demás de servicios como asesorías, cursos, diplomados, maestrías y doctorados que puedan generar recursos alternativos para la institución.

El rector advirtió que, seguir los recortes federales, algunas áreas de la UADY se quedarían semi paralizadas.

“La UADY ha postergado por una década la construcción de la biblioteca central y la ampliación del Centro Cultural Universitario en el Centro Histórico, de además instalaciones y remodelación de infraestructura deportiva, laboratorios, espacios recreativos y operativos en dos de los cinco campus universitarios”, finalizó el rector.