Mérida, Yucatán, 16 de julio de 2020 (ACOM).- El presidente de la Cámara de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Roberto G. Cantón Barros, lamentó que los empresarios del ramo tengan que volver a cerrar sus negocios los fines de semana, al tiempo que rechazó que los comercios sean foco de contagios de coronavirus.

Tras las nuevas disposiciones que emitió el gobierno estatal, que incluyen la venta solo a domicilio los sábados y domingos, junto con la ley seca, el líder empresarial dijo que el ramo que representa ha cumplido desde un inicio con todas las medidas de seguridad sanitaria que se han impuesto por las autoridades, con la finalidad de salvaguardar el bienestar de nuestros colaboradores y visitantes.

“Como hemos dicho con anterioridad, los restaurantes son lugares seguros, por lo que no compartimos la idea de decretar el cierre de nuestros comedores los fines de semana”, mencionó.

Según los propios restauranteros, las ventas de los fines de semana representan hasta un 70% de sus ingresos, los cuales perderán a partir de ahora.

En cuanto a la Ley Seca, mencionó que será otro revés a las ventas del sector, aunque reiteró que los restaurantes no han sido lugares en donde se consuman bebidas alcohólicas en exceso.

“Esto es una consecuencia de la irresponsabilidad de algunos que decidieron hacer reuniones y fiestas privadas olvidándose por completo de la contingencia y de todo lo que ésta representa”, anotó.

Dejó en claro que estos establecimientos continuarán trabajando para mantenerse a flote, pese a que solo pueden operar al 25% de su capacidad.