Dzidzantún, Yucatán; 27 de febrero de 2019 (ACOM).- Cuatreros (ladrones de ganados) hicieron de las suyas en un rancho de Dzidzantún al llevarse una vaca preñada para matarla y llevarse su carne.

Según los hechos, Ramiro Medina, empleado del rancho «Loreto», al llegar a su trabajo ubicado entre la comisaría San Francico Manzanilla y Mina de Oro, descubrió una gran víscera tirada en el zacatal, por lo que dio aviso al dueño del rancho Andrés Villanueva, quien a su vez reportó lo sucedido a las autoridades municipales.

Las primeras averiguaciones indican que presuntamente los sujetos ingresaron al rancho donde capturaron a una vaca preñada de 450 kilogramos, y posteriormente la sacrificaron para llevarse toda la carne.

Al lugar llegó el director de la policía José Zapata en compañía de otros oficiales quienes tomaron datos de los hechos y solicitaron a los afectados interponer una denuncia ministerial para iniciar una carpeta de investigación.