Argentina; 10 de agosto de 2019 (adn40).- El pequeño Benjamín de cuatro años avisó a su abuela que saldría a jugar y no regresó. Horas después lo encontraron sin vida colgando de un puente en lo que las autoridades de Argentina han calificado como un “terrible homicidio”.

Los hechos ocurrieron en la provincia argentina de Tucumán cuando el pequeño Benjamín salió a jugar a la vereda de su casa y no volvió a la hora indicada, por lo que los abuelos, que estaban a cargo de él, comenzaron a buscarlo.

Los vecinos de la zona se unieron a la búsqueda hasta que lo encontraron suspendido con una cuerda atada al cuello que a su vez estaba amarrada al barandal de un puente de la zona. Cuando el menor fue bajado ya no había nada que hacer.

Habitantes de la zona mencionó que vieron a Benjamín caminar con un joven de aproximadamente 20 años, mientras que otros señalan que el joven lo llevaba cargando en brazos aunque el menor le pedía que lo dejara.

Autoridades locales investigan el hallazgo como un homicidio y se encuentran en espera de los resultados de la autopsia para determinar si el niño fue golpeado o sufrió otro tipo de abuso antes de ser colgado.

Por su parte el fiscal local a cargo de homicidios descartó que se tratara de un suicidio y la teoría fue secundada por la psicóloga Silvia Morales que funge como perito del Poder Judicial de Tucumán quien señaló que “a los cuatro años un niño ni siquiera concibe la muerte”, por lo que se entiende que fue un homicidio.