Kinchil, Yucatán; 23 de mayo de 2022 (ACOM).- A pesar del maltrato en torneos de lazos y corridas de toros, los gobiernos municipales siguen dando el visto bueno a esta actividad, incluso acuden hasta con sus propios hijos menores de edad siendo así parte de este tradicional “espectáculo”, como el de ayer domingo en Kinchil.

La noche de este domingo se realizaba la cuarta corrida de toros, cuando un caballo resultó embestido y destripado por un toro de lidia apodado “El Venado”, ante un coso taurino abarrotado.

Alrededor de las 9 de la noche el evento taurino estaba en el clímax, en el cual el burel arremetió contra el cuaco para caer su jinete.

El astado es propiedad del ranchero Luis Puc (a) “Kiss” actual tesorero de la Comuna que preside Valentín, quien fuera de los que ayudaron a escapar al munícipe ‘kinchilebrio’ la noche del pasado miércoles 18, cuando chocó su vehículo contra un poste de la CFE.

Al ser corneado el equino, el lazador cayó al suelo, provocando que la esposa de este, que se encontraba en las gradas se desmayara, por lo que fue necesaria la intervención de las autoridades para atender a ambos.

El festejo continuó siendo presenciado por cientos de familias amantes de la fiesta brava, entren ellos muchos niños.

Por cierto, el concejal Valentín Pech Dzib, presumió el evento acompañado de su familia en redes, donde aseguraba un lleno total en los tendidos.

Al buen rato otro toro embistió otro caballo con todo y poch vaquero, ante la mirada de los espectadores quienes pegaron de gritos al ver cómo el enfurecido animal los golpeaba contra la guardería. En este último solo un piquete con el pitón le alcanzaron a dar en el cuerpo del animal, así como golpes en el cabalgador. Sin duda corrió con suerte. Por cierto, el primer corcel murió a los pocos instantes de ser sacado para trepar su cadáver en un remolque estacionado en la calle 17 entre 16 y 18 del centro.