A poco más de un mes del trágico fallecimiento de Iker, el niño originario de Chiapas que perdió la vida en un accidente de atropello en la colonia México de Mérida, su cuerpo aún no ha sido reclamado por ningún familiar para su sepultura.

El menor continúa en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), a la espera de que alguien se presente para brindarle un lugar de descanso final. Hasta el momento, ninguna persona ha reclamado oficialmente el cuerpo del pequeño.

Recientemente, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Yucatán (Codhey), Miguel Sabido Santana, informó que se encuentra en diálogo con la Fiscalía General del Estado para garantizar un lugar adecuado para la sepultura de Iker en caso de que no sea reclamado por ningún familiar.

«Estamos trabajando en colaboración con las autoridades para explorar la posibilidad de destinar un espacio propio para sepultar a Iker en caso de que no haya un familiar que se haga cargo de su cuerpo. Aún estamos en proceso», señaló Sabido Santana.

Además, dijo que también se está coordinando con autoridades estatales y organizaciones civiles para establecer una estrategia para combatir el trabajo infantil y trata de personas.

Cabe señalar que la solicitud también ha sido respaldada por diversas agrupaciones civiles que desean brindarle una digna sepultura al menor.