Mérida, Yucatán; 17 de junio de 2020 (ACOM).- Siguen sin levantar las ventas de carne de cerdo en Yucatán, lo que mantiene en jaque a productores y oferentes.

Carlos Ramayo Navarrete, presidente de la Asociación de Porcicultores del estado, mencionó que la emergencia sanitaria por coronavirus, junto con la falta de poder adquisitivo de los ciudadanos, han sido los principales factores que han afectado las ventas.

“La baja en las ventas, estimamos que se nos fueron unos 30% de las ventas o un poco más”, señaló.

“Significa que tenemos que hacer que los cerdos estén más tiempo en las granjas, tener más alimento para mantenerlos. Los cerdos grandes hay que mantener el peso”, apuntó.

Asimismo, refirió que el precio del cerdo en pie que se cotiza en 33 pesos por kilo, cuando el año pasado fue de 38 pesos, lo que les significa una importante disminución.

Mencionó que la falta de liquidez en varios sectores sociales ha sido un factor en contra para los comerciantes y productores de carne.

“Cerró el rastro municipal de Mérida por el COVID-19 que se detectó. Aunado a todo eso, la baja en la demanda es la situación económica de la gente. La situación de estar encerrados, sin producir nada y ni tener dinero, la verdad”, dijo.

Mencionó que pese a la difícil situación que enfrentan los porcicultores, está garantizado el abasto de carne en el estado.