Izamal, Yucatán, 21 de agosto 2019 (ACOM).- Integrantes de la delegación sindical del SNTE D-II-56 que corresponde al CBTA No 165 de Izamal decidieron por unanimidad dar un giro a la lucha por lograr la incorporación de los aproximadamente 600 trabajadores de la educación que todavía no se encuentran dentro del tabulador III.

El secretario general de la delegación D-II-56, Francisco Cáceres Rodríguez, señaló que en esta nueva etapa de la lucha se cuenta con el apoyo del dirigente de la sección 33 del SNTE Ricardo Espinosa Magaña, que a diferencia de otros directivos seccionales no ignora las justas demandas de sus agremiados.

Por su parte, Manuel Puga Bolio, veterano activista de la causa por el tabulador II al III felicitó la valentía del secretario general de la Sección 33 del SNTE por sumarse a la lucha de esta añeja demanda,

El secretario general de la sección 33 del SNTE Ricardo Espinosa Magaña llegó a las instalaciones del CBTA No 165 de Izamal acompañado de la mayoría de los integrantes de su planilla sindical.

Durante la reunión con la planta docente del plantel el dirigente sindical convocó a continuar con la lucha para lograr la total incorporación de los 600 trabajadores que todavía se encuentran dentro del tabulador II, ya que por esta situación perciben un sueldo menor en un 40 ciento.

Destacó que esta añeja demanda lleva ya 13 años y que “es momento de mandar un mensaje claro a las autoridades de todos los niveles de que los trabajadores de la educación siempre estaremos atentos de cumplir con nuestras responsabilidades de educar y preparar a los jóvenes de México”.

“Que también entiendan que ya es momento de dejar de pedir para pasar a la etapa de exigir que se cumplan con los derechos y conquistas dentro del ámbito de la remuneración económica en donde todos seamos iguales” abundó.

Momentos después dirigentes y trabajadores de la educación intercambiaron la vieja manta que plasma sus demandas y que tiene una antigüedad de 13 años por una actualizada en donde juntos y unidos reivindicaron sus peticiones a las autoridades educativas tanto federales como estatales.