Mérida, Yucatán; 3 de agosto de 2020 (ACOM).- La Comisión Nacional de Pesca efectuó labores de vigilancia en la costa de Yucatán, lo que generó desconcierto en los pescadores que salieron a la captura de pulpo.

Y es que los hombres de mar tuvieron que entregar un documento en específico para poder salir a pescar, algo que, según estos, causó cierto retraso, aunque no hubo mayores inconvenientes.

José Luis Carrillo Galaz, presidente de la Federación de Sociedades Cooperativas Pesqueras del Centro y Poniente de Yucatán, aclaró que los operativos son para verificar que se cumplan las medidas dispuestas para la pesca, más que para evitar que haya contagios de coronavirus, como se rumoró en varios sectores.

«Es una revisión de la documentación y eso hizo que se retrase un poco la salida de los barcos y estamos trabajando con Conapesca, al final, salieron los barcos. Fue un tema de un inconveniente que esperamos resolver en el transcurso de estos días. Están exigiendo que los documentos vayan con el número autorizado porque hay un documento que se llama certificado de cubierta y ese es el documento que están revisando», explicó.

Mencionó que la vigilancia tomó por sorpresa a los pescadores, aunque se espera que el asunto se vaya normalizando para que esto no afecte las labores de los hombres de mar.

En torno a la temporada de pulpo, refirió que la actividad inició con cierta preocupación en torno a la situación de los mercados que ha causado la contingencia sanitaria por coronavirus, así como la cantidad de producto que pudiera haber disponible.

«Nos estamos manteniendo en esa expectativa porque el precio no se ha estabilizado, está muy barato. Entonces, la gente, si es un precio muy barato, no le va a ser rentable pescar. Entonces, en eso estamos. Estamos hablando de un precio de 40 pesos. Es un precio que no va a funcionar», remarcó.

Según las expectativas, se espera obtener unas 18 mil toneladas del molusco a lo largo de la temporada de captura.