Celestún, Yucatán; 5 de noviembre de 2021 (ACOM).- Un amante de lo ajeno aprovechó que un barco local estaba atracado a la orilla del mar, para intentar despojarlo de cuanta cosa de valor tuviera.

Aprovechando la oscuridad de la noche, Sergio de Jesús P.C. vio ‘sola’ a la embarcación «Cristo de Amor», frente al hotel Manglares, por lo que se le hizo fácil tratar de hacer de las suyas, sin embargo, no contaba con que alguien se diera cuenta de sus movimientos sospechosos y diera el aviso a la Policía Municipal.

El hombre fue sorprendido en flagrancia por los agentes del orden gracias a esa denuncia anónima, pues se había metido en una de las puertas que él mismo rompió para apoderarse de un estéreo, una brújula y las antenas de comunicación.

Nada despistado, primero cortó dos anclas para seguir haciendo de las suyas y romper así una de las puertas.

El patrón del barco, Liborio Flores, fue informado por las autoridades locales y dio parte al propietario de esta nave, el señor Gaspar Marín Cohuo (a) «La Blanca», para proceder con la denuncia por los daños ocasionados por el presunto pirata moderno, quien estuvo encerrado en la cárcel de la comandancia «Berta María» de este puerto, mientras se resuelve el caso.