Mérida, Yucatán, 17 de junio de 2020 (ACOM).- Dicen que la suerte no existe, pero el conductor de un Tiida afirma todo lo contrario porque perdió el control del vehículo, se fue a la hondonada central del anillo periférico de Mérida, volcó y salió ileso, a pesar de ir hasta las chanclas de borracho.

El automovilista transitaba en un auto compacto, con placas ZBJ886A, en el carril exterior de la peligrosa vía y al llegar a la altura del kilómetro 26, cerca de la salida a Cholul, por el exceso de velocidad y el piso mojado, se salió del pavimento y chocó con dos arbolitos.

Por el impacto, quedó volcado de un costado y, como pudo, intentó salir, siendo auxiliado por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública que siempre están en la zona.

Ahí se percataron que el conductor estaba ebrio, por lo que fue detenido y su carro fue mandando muy cerca, al corralón de Abimerhi. Cuando se recupere de la cruda ya podrá analizar todo lo que hizo y pagar tremenda multa.