22 de agosto de 2019.- Los coches eléctricos han significado un importante avance en la reducción de la contaminación ambiental, pero su masificación aún es una tarea pendiente. La falta de establecimientos para abastecimiento, los altos costos y la baja producción son algunas de las limitaciones a los que se enfrentan. Eso sí, los pocos que emplean estos vehículos se han agrupado en unas especies de comunidades para buscar soluciones a los problemas.

Afortunadamente, han surgido otras alternativas que también son amigables con el medio ambiente. Así, en la Ciudad de México encontramos diferentes tipos de transporte. Desde el metro, metrobús, taxis, transporte privado, ecobicis y hasta scooters eléctricos.

En los últimos tiempos han tenido gran demanda las vans eléctricas, que cuentan con wifi, cámaras de seguridad y aire acondicionado. También han surgido plataformas que alquilan bicicletas, patines, scooters y monociclos.

En cuanto a las bicicletas, el usuario solo necesita descargar una app para alquilar estos vehículos. Por otro lado, Grin es una gran comunidad que permite a sus usuarios alquilar patines para recorrer distancias cortas.

Asimismo, los scooters y los monociclos están diseñados para recorrer distancias un poco más largas. Actualmente, podemos rentar un scooter eléctrico para realizar actividades sencillas. Por su parte, algunos monociclos cuentan con un motor de 500 W, el cual es superior al de una moto vespa. Otros modelos incorporan un sistema de faros para que la navegación nocturna sea más segura. Todos estos vehículos menores son amigables con el medio ambiente.

Uso de apps

El uso de estas alternativas al transporte tradicional se ha masificado, en gran medida, al desarrollo de aplicaciones que permiten a las personas usar estos vehículos sin comprar uno. Es un servicio al alcance de todos. ¿Cómo funcionan? Solo debemos descargar estas app y registrar nuestra información personal, para luego buscar un vehículo menor disponible.

Luego de encontrar el scooter o monociclo que nos guste, ya podemos desbloquearlo. Para ello debemos escanear el código QR del patín y ya podremos subirnos y disfrutar de manejar mientras nos divertimos. Una vez terminemos el viaje, debemos ubicar una estación para dejar el vehículo.

La popularidad de estos productos ecoamigables ha crecido considerablemente en los últimos tiempos y en varios países de Europa es común ver lugares de estacionamiento diseñados para este tipo de vehículos. En tanto, en México también se emplean cada vez más, sobre todo porque el precio para usarlos es bastante económico.

Ciudad de México ha sido la primera en acoger esta modalidad de servicio. La capital del país necesita de nuevos medios de transporte que sean menos contaminantes que el transporte público, por lo que el empleo de vehículos eléctricos se ha convertido en una opción más que interesante.

Tecnología en el mundo

Los vehículos que funcionan sin conductor son, sin duda, la opción que más han llamado la atención en cuanto a avance tecnológico. No obstante, hasta que su uso sea reglamentado, hay otros inventos que buscan aliviar la terrible congestión vehicular que padecen las grandes ciudades de todo el mundo.

Uno de ellos son los robots que recorren grandes distancias entre peatones. Este ingenioso dispositivo fue desarrollado por ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), el cual está equipado con sensores y una cámara web. En sus primeras pruebas, el robot fue capaz de mapear el entorno y recorrer un campus al mismo ritmo que un ser humano (1,2 metros por segundo).

Los expertos prevén que podría usarse para controlar el tráfico y regular el flujo de personas o coches, siempre y cuando se le incorporen herramientas para realizar labores más avanzadas.

Por otro lado, también se han desarrollado pasos de cebras para personas adictas al móvil. Este espacio, destinado para peatones, incorpora luces de colores en los extremos. Cuando el semáforo cambia a rojo, la luz del suelo también se ilumina, de modo que la persona que va mirando el teléfono también la aprecia y se detiene.

En tanto, la ciudad china Chongqing decidió algo más práctico: pintar carriles exclusivos para gente que camina mirando su teléfono. En este país son constantes los accidentes de tránsito ocasionados por personas que no levantan la cabeza ni para cruzar las pistas.