Ciudad de México, México; 26 de agosto de 2020 (El Economista).- En nuestro país 573,888 personas han contraído el COVID-19 y 62,076 personas han fallecido desde el inicio de la epidemia en México el 28 de febrero, de acuerdo con el reporte técnico diario de la Secretaría de Salud federal.

La actualización de ese reporte mostró 5,267 nuevos casos de contagios confirmados en las 24 horas, así como 626 nuevos fallecimientos reportados por la red hospitalaria nacional.

No obstante, el director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía, aseguró que la tendencia de fallecimientos “continúa siendo descendente con una disminución de -44% respecto a la semana 32 a la 33”. Dijo que el porcentaje de la epidemia activa se mantiene en 4 por ciento.

Si bien la Secretaría de Salud tiene confirmados 573,888 casos de contagios, si se le aplica el porcentaje de estimación la cifra real podría llegar a 608,825 casos. De ese número, se estima que 39,616 son casos activos, es decir, número de personas en todo el país que actualmente luchan contra la enfermedad.

Asimismo, en el país aún hay 81,466 casos sospechosos de personas que presentaron signos y síntomas en los últimos 15 días, por lo que están a la espera del resultado de una prueba de detección del virus SARS-CoV-2. La Secretaría de Salud aseguró que al momento ha aplicado 1 millón 291,083 pruebas de detección mediante el método PCR.

El director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía, mencionó que de las 31,269 camas de hospitalización general para atender a pacientes graves con COVID-19, el 37% (11,538) se encuentran ocupadas, y los estados que mayor ocupación presentan son: Nayarit con 68%; Colima con 66%; Nuevo León con 63%; Hidalgo con 55%; Coahuila con 47%; Ciudad de México con 45%; Michoacán con 43%; Puebla, Estado de México y Zacatecas con 41%, respectivamente.

En el caso de las 10,602 camas con ventilador para pacientes críticos, indicó que el 31% (3,305) se encuentran ocupadas, y los estados que mayor ocupación presentan son: Nuevo León con 57%; Aguascalientes con 55%; Colima con 51%; Ciudad de México con 43%; Baja California con 42%; San Luis Potosí con 41%; Durango con 39%; Puebla con 38%; Tlaxcala con 35% y Estado de México con 34 por ciento.

Alomía afirmó que en este tipo de camas, todos los estados tienen el 43% o más de disponibilidad en los hospitales.

Aseguró que esa situación, “contribuye a evidenciar la desaceleración de la epidemia, pero se enfoca en la desaceleración de hospitalizar a más personas, o que éstas estén siendo ya dadas de alta y por lo tanto haya más disponibilidad de camas”.