Mérida, Yucatán, 28 de julio de 2021 (ACOM). – El empresario yucateco José Antonio Loret de Mola Gómory podría tener ventaja para que, en sus terrenos, de 2 mil hectáreas, en el municipio de Umán, el corredor industrial de la carretera Mérida-Campeche, se pueda ubicar el nuevo aeropuerto, cuyo proyecto impulsa el gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador.

 Desde abril del presente año, en medios de comunicación, Loret de Mola Gómory había anunciado su intención de participar en una licitación pública y tendría disponible para invertir junto con socios nacionales y extranjeros 10 mil millones de pesos. Incluso, había anticipado que en la convocatoria probablemente se solicitaría la construcción de una terminal del Tren Maya, lo que facilitaría aún más la promoción del desarrollo de la región.

Desde el punto de vista de Loret de Mola sus terrenos son privilegiados: están ubicados a 13 kilómetros del anillo periférico de Mérida, lo que daría conectividad a los proyectos que también ahí se asienten debido a que su plan no sólo es participar en la edificación del aeropuerto sino de un espacio logístico, multimodal e industrial.

En abril había dicho: “Hemos invertido importantes recursos de tiempo, dinero y esfuerzo para estructurar un proyecto logístico, multimodal e industrial. Simultáneamente visualizamos la importancia de comprar tierra suficiente en ese lugar por lo que adquirimos 2 mil hectáreas de terrenos, algunos ejidales”.

AEROPUERTO FUNCIONAL

Pero el aeropuerto internacional de Mérida, “Manuel Crescencio Rejón”, aún es funcional. “Orange Investment”, dedicada a la consultoría y desarrollo inmobiliario de Monterrey, recientemente publicó resultados de un riguroso análisis sobre Yucatán y sus oportunidades.

Entre otros apartados, “Orange” que el crecimiento anual del aeropuerto es de 13%, recibe 195 vuelos domésticos y 16 internacionales. El dato más reciente de movilidad de pasajeros arroja que fueron 2 millones 790 mil, está ubicado en el ranking número 8 de vuelos en México.

Su espacio es de 600 hectáreas y efectivamente su barda perimetral de 6 mil kilómetros divide a Mérida en dos partes. Algunos consideran la parte sur como “sur profundo”, donde predomina la pobreza, aunque ello no lo determina su ubicación sino la intensidad de su actividad y también la falta de proyectos y programas concretos que tienda abatir este problema.

De hecho, el aeropuerto “Crescencio Rejón” está en proceso de remodelación y ampliación de sus pasillos y fachada. Tiene 14 destinos nacionales: México, Monterrey, Villahermosa, Veracruz, Cancún, Chetumal, Chihuahua, Cozumel, Hermosillo, Oaxaca, Tuxtla Gutiérrez, Guadalajara, Querétaro y el Bajío.

Tiene vuelos que conectan a Mérida con Miami, Houston, La Habana, Toronto, Oakland y Dallas.

En cifras, la terminal aérea es funcional. Sin embargo, el gobierno federal busca un mejor sitio, más amplio para su reubicación, lo que ahora despierta el interés de inversionistas y también de la opinión pública.