La Habana; 25 de febrero de 2021 (adn40).- La vacuna cubana contra la COVID-19, Soberana 02, entrará la próxima semana en su última fase, en la que se evaluará su eficacia y seguridad, antes de comenzar a administrarla de forma masiva a la población, aseguró el investigador italiano Fabrizio Chiodo, que trabaja en el proyecto con el Instituto de vacunas Finlay de Cuba.

El fármaco, del que se producirán 100 millones de dosis por la farmacéutica pública del país Biocubafarma, superará rápidamente esa fase, según Chiodo.

Durante una conferencia virtual desde Cuba, el investigador no precisó cuánto tiempo llevará este último proceso.

Soberana 02 es una de las cuatro vacunas que el país caribeño está desarrollando con el objetivo de inmunizar cuanto antes a un país, que de acuerdo con Fabrizio Chiodo, ha controlado de manera exitosa la COVID-19, pues el total de decesos registrados desde que se desató la pandemia no supera los 304.

Chiodo añadió que se trata de una vacuna 100% pública, que se está desarrollando sin fines de lucro y que se ha elaborado rápidamente gracias a la “excelente” red de investigadores, epidemiólogos y médicos con los que cuenta Cuba.

“Esta vacuna, que es muy segura, se aplicará en personas de entre 35 y 80 años, y probablemente llegue a otros lugares, ya que hay muchos países interesados en ella, aunque Cuba vacunará primero a sus ciudadanos”.

Agregó que el desarrollo de la vacuna ha contado con la ayuda de colaboradores e investigadores de otros países, pero está financiada y dirigida por Cuba, “que tiene un largo recorrido en divulgación científica, experimentación y desarrollo de vacunas”.

Soberana 02 comenzó el segundo período de ensayos clínicos el pasado 22 de diciembre y se convirtió en el primer candidato latinoamericano en llegar a esa etapa, que incluye a casi 900 voluntarios.

Turistas que visiten Cuba podrán acceder a Soberana 02

Algunas de las 100 millones de dosis de la vacuna Soberana 02, que Cuba prevé producir, podrían ser usadas para los turistas que visiten la isla.

“No somos una multinacional donde el propósito financiero es la razón número uno, nuestro fin es crear más salud”, dijo Vicente Vérez Bencomo, director general del Instituto de Vacunas Finlay de Cuba.