Mérida, Yucatán; 4 de abril de 2020 (ACOM).- Feligreses podrán conmemorar la Semana Santa en su hogar, debido a la situación que se vive en torno a la contingencia por el Covid-19.

El presbítero, Jorge Martínez Ruz, representante del Pastoral de Comunicación de la Arquidiócesis de Yucatán, aseguró que la cuarentena no debe ser impedimento para que los fieles se unan en reflexión y oración.

Dijo que la tecnología permite a los creyentes estar de cerca con los oficios religiosos, los cuales pueden replicarse en el hogar.

“Sea tele o redes sociales. Uno puede elegir horarios, programarse y en lo posible, estar reunidos con la familia para poder seguir. También es posible rezar juntos en familia. Hay muchas oraciones y material que está en las redes, las parroquias, las diócesis, en todos lados, muy fácil de encontrar y hacer oraciones en familia”, explicó.

“Algunos otros proponen signos para colocar en casa, eso ya depende de cada quien. Lo importante, dentro de todo lo que realicemos en este tiempo de cuarentena, en familia, hacer oración y seguir las celebraciones, las que uno quiera”, dijo.

Aunque las medidas de prevención obliguen a los ciudadanos a permanecer en sus casas, es justamente en el seno familiar donde se puede hacer reflexión y reencontrarse con los miembros de la familia, reforzando los lazos que pudieran haberse roto.

Remarcó que aunque no se pueda efectuar oficios y vía crucis con la asistencia de personas, la semana santa no puede pasar desapercibida.

“Que estemos en cuarentena, no significa que no meditemos lo que Dios nos ha dado y lo que ha hecho por nosotros, al contrario, tenemos más oportunidades y lo vivimos en carne propia porque, pues ese sufrimiento unido a la pandemia que vivimos nos une todavía más al sufrimiento de Jesús”, externó.

“Entonces, para vivir la Semana Santa, primero respetar las recomendaciones que nos han dado y que son necesarias por nosotros y por los demás, quedarnos en casa”, refirió.

Dejó en claro que en este período también fueron eliminados los distractores que alejaban a los feligreses de la conmemoración de los días santos, por lo que más que nunca es imperante que estos se mantengan en reflexión y oración en torno a la pasión, muerte y resurrección del salvador.