México, Cuba y Japón se reúnen en salas del MACAY

 Mérida, Yuc., a 25 de julio de 2012 (ACOM).- La compleja realidad percibida por 10 prestigiados creadores de México, Cuba y Japón, podrá ser admirada e interactuar con ella durante la apertura de ocho exposiciones pictóricas, escultóricas y fotográficas de verano, en el Museo de Arte Contemporáneo de Yucatán.

La Fundación Cultural Macay destacó que la muestra abierta al público de julio a septiembre, estará encabezada por artistas de la talla de Aidee de León, Alberto Baez Mungía, Lizardo Chijona, Marcos Límenes, Ricardo Pinto, Marcela Herbert, Yoshiyuki Sekigawa, Jesús Nonato Barrón, Xicotencatl Rivero Suárez y Jazzmoart.

La mexicana Aidee de León, presentará –a partir del 27 del presen6te mes “Motley-Pleasure”, es decir, “conjunto pictórico colmado de colores llevados a su máxima exaltación, donde se reflejan referencias al neo-pop, el graffiti y la psicodelia mexicana”.

En ella, “aborda el caos constante de nuestra identidad con un leguaje abstracto, enriquecido por la suma de elementos y objetos. Es la aglomeración y la yuxtaposición lo que convierte a sus cuadros en estructuras abstractas, cuyo punto de partida es la metáfora del consumo y la saturación industrial”.

A su vez con “Gabinete de Curiosidades”, Alberto Báez Munguía ofrece una arqueología contemporánea para conformar una especie de cámara de las maravillas, construida a partir de objetos cotidianos y nuestra forma de relacionarnos con ellos. Los objetos, aparentemente intrascendentes, encuentran la base de su cimentación en el lenguaje fotográfico.

            Marcos Límenes exhibe con “Nada es igual”, una serie de cuadros en técnicas mixtas que requieren de un recorrido de la mirada, pues están compuestos por fragmentos, cuya lectura es ascendente o descendente. Cada uno de ellos cobra sentido una vez que se ha hecho el recorrido visual y su contenido se ha interiorizado.

            El cubano Lizardo Chijona, “nos sumerge en las extrañas fuerzas que dominan al ser humano en sus relaciones con el entorno y la estática, ello mediante la muestra “Estática”, la cual “devela con su trabajo el secreto social del que están hechas las comunidades inamovibles, donde los trazados sociales y políticos vienen arraigados por el miedo”.

Con “Cultura Malla”, Ricardo Pinto reflexiona sobre la realidad contemporánea que se hilvana por mallas y algunas filtran, otras bloquean; algunas conectan y muchas aíslan. “La libertad y el espacio habitable no siempre coinciden en un mismo momento, pero pareciera que su validez dependiera de que tan cerca o visible es la siguiente cerca delimitadora”.

Marcela Herbert despliega una personal y emotiva cartografía urbana, a través de un conjunto dual de pinturas y esculto-pinturas piramidales reunidas bajo el título de “Mapas y rutas”. En su vocación por abstraer, la artista interviene planos antiguos de Querétaro, para recrear azarosos y sugerentes mapas abstractos que devienen en originales paisajes.

            “Volumen Inmanente” reúne a tres destacados escultores: Yoshiyuki Sekigawa, Jesús Nonato Barrón y Xicotencatl Rivero Suárez, quienes invitan al espectador a cambiar la mirada sobre la escultura, pues las obras representan, por principio, la paradoja del artista: la violenta lucha con mazo y cincel para hallar la delicadeza de las formas que nacen de la misma piedra.

Por último figura el pintor y escultor Jazzmoart, quien “con La vida de la pintura”, destaca por su lenguaje expresionista rítmico, íntimamente vinculado a la música, como un verdadero representante de la generación de los 50s de la pintura mexicana.