No peligran plazas laborales con el nuevo gobierno: “Huacho” Díaz Mena

Mérida, Yucatán; 13 de julio de 2018 (ACOM).- Los empleados de base y sindicalizados, así como de algunos puestos de contrato, no estarían en peligro bajo el nuevo esquema que pondrá en marcha el gobierno federal para sus dependencias en los estados, que comprende la desaparición de los delegados.

Según el recientemente nombrado coordinador de programas del gobierno federal, Joaquín Díaz Mena, refirió que esta nueva figura será quien se encargue de vigilar el funcionamiento de las dependencias «y que el beneficio llegue a donde debe llegar para beneficio de los ciudadanos».

Díaz Mena explicó que existen unas 30 delegaciones en Yucatán y dependencias federales que tienen representaciones.

«Se va a verificar cuales funcionan y las que no tengan razón como Segob y Cisen, se va a tener que hacer una reingeniería para ver cuáles se pueden fusionar, las que atienden a un mismo sector sobre todo”, especificó.

“Se hará un estudio a nivel nacional pero se podrían fusionar las que atienden medio ambiente, las que atienden educación que hay varias, de tal modo que adelgace la nómina federal, pero va a haber una protección del servicio a la gente», explicó.

«Los trabajadores sindicalizados y que tienen base no serán despedidos, pues sólo se acabaría con mandos altos y personal de confianza, los cuales cambian cada sexenio», expuso.

Sin embargo, explicó que será en fecha próxima cuando se ofrezcan los pormenores del funcionamiento de estas nuevas coordinaciones que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, nombró en los 32 estados del país.

«Va a haber a muchos a los que les duela.  Hay un cambio de régimen entonces no hay que pensar con las inercias de antes. Hay un llamado para que se trabaje en beneficio de los ciudadanos. Se prometió un cambio por lo que los ciudadanos tienen que sentirlo», externó.

Recordó que el propio presidente electo puso el ejemplo en cuanto a la austeridad al proponer bajarse el sueldo a la mitad y promover una iniciativa para que ningún funcionario gane más que el presidente.

Esta medida, comentó, se la planteó a los senadores y diputados electos a quienes les recordó que hubo un compromiso con la gente de que habrá un cambio.

«Es una oportunidad para servir y construir un mejor estado y un mejor país y en ese sentido, vamos a trabajar con el ejemplo del presidente electo, quien nos pide trabajo de tiempo completo», afirmó.

Como se sabe, Joaquín Díaz Mena fue el abanderado de Morena a la gubernatura de Yucatán, y quedó en el tercer puesto de las preferencias, con poco más del 20% de la votación.