Kinchil, Yucatán; 8 de mayo de 2022 (ACOM).- Los amantes a la fiesta brava que se dieron cita la noche de ayer en el ruedo de Kinchil se «deleitaron» al culminar la primera corrida de toros, ya que arrojó un caballo destripado por un bravo toro.

Ante un considerable aforo en el tablado kinchileño, quienes después de casi 2 años y medio esperaron con ansias la primera corrida de toros en esta localidad, el último ejemplar de lidia repitió de nuevo para ofrecer una auténtica carnicería de esas que algunas veces suelen gestar en los llamados torneos de lazo. 

Las puertas de entrada al coso las abrieron para que entren a lazar varios jinetes con sus cuacos. Al mismo tiempo también destaparon la reja de los toriles para emerger el último burel de la noche.

Sin embargo, un vaquero procedente de una comisaría de Umán, de tan emocionado que estaba estrenando su rocinante a todo galope, en un momento dado el corcel perdió el equilibrio para resbalar y azotar a un lado de la plaza, suficiente para que la bestia se fuera encima del bulto y clavarle sus filosos pitones una y otra vez.

Lo anterior desató un espectáculo sangriento que hizo gritar a la audiencia, mientras el vaquero, como pudo, corrió por su integridad a resguardar en las gradas. 

El animal, despavorido y con las vísceras expuestas, corrió hacia la salida, para fallecer a los pocos segundos. Finalmente, la res fue sometida por los otros jinetes.

Asimismo sus colegas dijeron triste que el umanense hace 15 días había perdido en otro evento taurino registrado en el sur del estado a su compañero de fiesta, y apenas se reponía de esa lamentable pérdida cuando, con este nuevo caballito, tuvo un nuevo traspié. Para colmo fue el mismo toro que le arrebató la vida al primero. 

Al menos como consolación, un empleado de confianza de la Comuna se acercó al afectado para darle dinero (se ignora cuanto de efectivo) para que se retire lo antes posible de este lugar con el cadáver en el remolque saliendo de esta manera por la calle 17 y tomar la 16, dirigiendo por camino a Samahil. La fiesta tradicional de Kinchil en honor al patrono Cristo de Amor, finaliza el 5 de junio, por lo que los próximos fines de semana serán de algarabía y diversión con las acostumbradas fiestas bravas.