La 68ª edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) entregó hoy la Espiga de Honor a la actriz española Blanca Portillo por cuatro décadas de amor al oficio, al que he puesto, dijo la premiada, “la vida y el corazón en esto”, en una gala que antecedió al estreno de la película “Teresa”, de la cineasta Paula Ortíz, y en la que Teresa de Jesús, santa en rebeldía, espera a que llegue un inquisidor del que dependerá consagrarse como icono del misticismo o arder en la hoguera.

Blanca Portillo, con la crítica de su lado

Con este galardón, el certamen destacó la versatilidad de una actriz que cuenta con el beneplácito de la crítica y el público por su prolífico trabajo tanto en los escenarios como en la gran pantalla.

Galardonada con el Goya por “Maixabel” (2021), de Iciar Bollain; Premio a la mejor interpretación femenina en Cannes por “Volver” (2006), de Pedro Almodóvar y Concha de Plata en San Sebastián por “Siete mesas de billar francés” (2007), de Gracia Querejeta, Portillo se ha convertido en un nombre imprescindible del panorama interpretativo nacional, con el aval añadido en el campo escénico de sus cinco premios MAX o el reciente Premio Corral de Comedias del Festival Internacional de Teatro Clásicos de Almagro.

El corazón en el cine

“No sé si lo que he hecho merece esto, pero sé que he puesto la vida y el corazón en ello”, confesó Blanca Portillo durante la entrega de la Espiga de Honor con la que la 68ª edición de la Seminci reconoció su trayectoria. Emocionada, la intérprete, protagonista de “Teresa”, la última película de Paula Ortiz cuyo estreno mundial tuvo lugar hoy en la Sección Oficial, fuera de concurso, recibió el premio del actor español Asier Exteandia, quien se refirió a ella como uno de sus “referentes más importantes”.

Portillo recordó todas las veces que ha estado en el emblemático Teatro Calderón de Valladolid en distintas obras y definió al galardón como “un abrazo” que recibió “inmensamente feliz y honrada”.

“Siempre he pensado que la vida rima y que las cosas pasan por algo, y no es en vano que he estado en este lugar recibiendo este premio y a la vez presentando ‘Teresa’,” reconoció la actriz, quien confesó sentir “pudor” por la alegría generada por este premio en “tiempos muy difíciles donde parece que el ser humano está mostrando su peor rostro”.

Su compañero de reparto en “Teresa”, Asier Etxeandia, entregó el reconocimiento a quien sitúa como uno de sus referentes más importantes también en el ámbito personal. “Es muy impresionante ver a alguien a tu lado trabajando que pone por delante su profesión y el amor a su profesión que a sí misma. He visto a Blanca poner en riesgo su vida emocional, su vida económica, su físico por sacar adelante los personajes que le tocaba hacer”, resaltó.

Por Adela Mac Swiney González