Tizimín, Yucatán; 12 de enero de 2022 (ACOM).- El inesperado cierre de la Feria de Reyes 2022 dejó grandes pérdidas a los fiesteros y comerciantes que rentaron espacios.

Según los mismos comerciantes, cuando firmaron su contrato se les indicó que tendrían hasta el 17 de enero para trabajar, sin embargo, ante el aumento de los casos de COVID-19, el municipio optó por darla por concluida el pasado lunes.

Y es que los locatarios aseguraron que no recuperaron lo que invirtieron, pues varios de ellos provienen de otros estados y gastaron cerca de 50 mil pesos en proveedores, gasolinas y pagos de derecho de piso, entre otros.

Consultados al respecto, dijeron que los únicos días que se vendía bien era los fines de semana pero, tras el aviso de la cancelación, sus ventas decayeron. Aunado a ello, las lluvias que trajo consigo el frente frío en el último día de feria también afectaron la actividad comercial.

Otros que también se vieron afectados fueron quienes rentaron espacios en la plaza de toros, pues aseguran que tenían la esperanza de recuperarse en el último fin de semana de feria que sería en los próximos días.