Mérida, Yucatán; 31 de mayo de 2022 (ACOM).- Hasta ahora no hay resultados contundentes en torno a la estrategia de controlar el precio de varios productos básicos para afrontar la inflación, que implementó el gobierno federal.

El presidente en Yucatán del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Santiago Pérez Arjona, reconoció que, a unos meses del anuncio y puesta en marcha de la estrategia, no se tienen efectos en torno a un impacto en la disminución del costo de los productos de la canasta básica, cuyo precio fue ‘topado’, como medida para evitar que siga incrementando de manera importante.

«Creo que todavía no hemos tenido los efectos correspondientes. Si hay un efecto importante en cuanto a la reducción de ciertos aranceles o ciertos productos, que también está contemplado dentro de este paquete. Definitivamente, este paquete debe ter un efecto positivo», externó.

Cabe recordar que el gobierno federal propuso congelar el precio de 20 productos de la canasta básica, con el fin de que esto impidiera un aumento y así poner cierto freno a la inflación, aunque, a parecer del presidente del IMEF, aún hace falta ciertos elementos a implementarse en la estrategia, pues no han podido aplicarse del todo, por lo que la inflación se mantiene en 7.58%.

Según el directivo, esta situación ya ha alcanzado un récord histórico, aunque dejó en claro que se han generado diversas situaciones en todo el mundo, las cuales han impactado de manera directa en la economía de todo México.

«Evidentemente, porque esta inflación es un tema de Yucatán, no es un tema de Mérida. Es un tema de país, es un tema de mundo. Estamos viviendo una de las inflaciones más importantes a nivel mundial que hemos vivido en los últimos 20 años. En las últimas décadas, es el monto más importante o es la inflación más importante que hemos tenido», apuntó.

Ante esta situación, el líder del organismo pidió paciencia a la población y sobre todo, efectuar una redistribución del gasto doméstico, verificar los productos que han tenido inflación y ajustarse a los consumos para que rinda el ingreso de las familias.