Kinchil, Yucatán; 17 de noviembre de 2022 (ACOM).- El ex comisario ejidal Fausto May Pisté acompañado de Juan Bautista Méndez y demás afectados denunciaron al actual líder agrario Basilio Baas Poot por presuntamente vender varias hectáreas en millones de pesos y repartirlos entre sus allegados, además del alcalde Valentín Pech Dzib, así como del ex edil Carlos Tun.

Los quejosos alegan que el polígono en disputa es la mera entrada, en la cual conocida empresa avícola construye en un terreno llamado «Cruz Jabín» que ha pertenecido desde a la familia Méndez, pero de manera poco clara, pasó a manos de la mencionada compañía que ya desmontó cientos de hectáreas. Ahora rellenan con escombros dos aguadas y un cenote.

Asimismo, indicaron que apoyan en su lucha a 15 apicultores que han trabajado allí toda su vida; sin embargo, están siendo desalojados bajo amenazas.

Los inconformes no descartan que el munícipe le haya autorizado a la empresa el uso de suelo a cambio miles de pesos, sin que hayan presentado el manifiesto de impacto ambiental.

«Nosotros no estamos en contra del desarrollo de Kinchil, sino de la forma de cómo hacen negocios unos cuantos sinvergüenzas violando todas las leyes, sin informarle al pueblo ni a los ejidatarios», sostuvieron.

Cabe señalar, que ese mismo grupo, acompañado de May Pisté, también acudió esta semana al Registro Agrario Nacional (RAN) para averiguar sobre posibles actas falsificadas presentadas por Baas Poot, quien estaría al servicio de Valentín Pech, Martín Solís y Carlos Tun para despojarlos de las tierras. Están seguros falsificaron documentos porque no se ha realizado ninguna asamblea.

Hace unos días en la sede agraria se amplió el antiguo muro a lo alto y largo sin informar a los ejidatarios quién financió la obra que no era necesaria, cuando existen otra prioridades, como apoyar a las viudas de los campesinos.

«He empezado a realizar reuniones con nuestros compañeros campesinos para defender nuestra tierra, solo unidos e informados evitaremos que unos cuantos sinvergüenzas se enriquezcan a costa del patrimonio de nuestro pueblo», finalizó May Pisté.