Ciudad de México; 20 de julio de 2022 (Excélsior).- Estados Unidos ya solicitó la realización de consultas para resolver las controversias que ha generado con México debi­do a los cambios y políticas en materia de energía, las cuales ha considerado como discri­minatorias, pues ya afectan a empresas e inversiones estadunidenses.

Las consultas, que se debe­rán llevar a cabo en un lapso de 30 días, están contempla­das en el artículo 31.4.5 del Tratado entre México, Esta­dos Unidos y Canadá (T-MEC), y el cual tiene como objetivo primario resolver las disputas generadas.

En un comunicado, la ti­tular de la Oficina del Re­presentante Comercial de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés), Katherine Tai, aseguró que las políticas energéticas implementadas en México son un tema que preocupa a su gobierno de­bido a la afectación que ya provocan en los intereses económicos de su país.

«Hemos expresado re­petidamente serias preo­cupaciones sobre una serie de cambios en las políticas energéticas de México y su consistencia con los com­promisos de México bajo el T-MEC. Hemos trata­do de trabajar de manera constructiva con el gobier­no mexicano para abordar estas preocupaciones, pero, lamentablemente, las empre­sas estadunidenses continúan enfrentando un trato injus­to en México. Buscaremos trabajar con el gobierno mexicano a través de estas consultas para resolver estas preocupaciones para avanzar en la competitividad de Amé­rica del Norte”.

Discriminación 

Insistió en que las consultas fueron solicitadas debido a que las políticas socavan a las empresas y la energía produ­cida en Estados Unidos, para favorecer a la Comisión Fe­deral de Electricidad (CFE) y a Petróleos Mexicanos (Pemex), lo cual es totalmente contra­rio a los compromisos adqui­ridos con el T-MEC.

Cabe mencionar que Ka­therine Tai, así como algunos legisladores, han enviado una serie de cargas al gobierno de México para señalar las accio­nes que consideran violato­rias y discriminatorias.

Entre los puntos que des­tacan bajo estos términos se encuentran los cambios en la industria eléctrica, pues aseguran que priorizarían la distribución de energía gene­rada por CFE sobre fuentes de energía más limpias propor­cionadas por proveedores del sector privado, como la eólica y la solar.

Reprochan “los retrasos, denegaciones y revocacio­nes por parte de México de las capacidades de las empresas estadunidenses para ope­rar en el sector energético de México”.

Insistió en que “las polí­ticas de México han cortado en gran medida las inversio­nes estadunidenses y de otros países en la infraestructura de energía limpia del país”, lo cual asegura, representa un obstáculo para el desarrollo sustentable de la región como una economía conjunta.

Capacidad

En un comunicado, Tai asegura que la adminis­tración actual está res­tringiendo la capacidad de las empresas priva­das para participar de manera efectiva en el mercado de petrolífe­ros, pues retrasa o niega nuevos permisos, ade­más de que suspende o revoca los existentes.

Bloquea “la capacidad de las empresas pri­vadas para operar ins­talaciones de energía renovable, como instala­ciones eólicas y solares, para importar y exportar electricidad y combus­tible, para almacenar o transferir combustible, y para construir u operar estaciones de combusti­ble minoristas”.

En caso de que no se logren resolver las con­troversias o no se llegue a un acuerdo durante las consultas, Estados Uni­dos recurrirá al artículo 31.6.1 del T-MEC, para so­licitar el establecimiento de un panel legal.

Gráfico con fechas y explicación sobre el tema energético en EU.

Controversia 

Alegatos presentados por Katherine Tai, representante Comercial de Estados Unidos, en la solicitud:

  • Las políticas de México socavan la energía producida en EU.
  • También han cortado, en gran medida, las inversiones en energía limpia.
  • Atrasos y revocaciones a empresas para operar en el sector energético.
  • Todo esto frena el avance de la región como una economía conjunta.