Mérida, Yucatán, 5 de octubre de 2021 (Redacción ACOM).- Autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE) se reunieron con la señora Zayra Lizeth Muñoz Sánchez, mamá de dos adolescentes que permanecen bajo resguardo en el Caimede, institución que los mantiene bajo la figura de acogimiento residencial para su protección al haber una denuncia de que sufrían de violencia física al interior de su hogar, caso que avanza por lo que en breve serán devueltos a los familiares que así corresponda, a fin de garantizar su seguridad.

En seguimiento a la carpeta 1818/2018 interpuesta en Progreso, personal de la dirección de Fiscalías Regionales de esta dependencia se reunió durante esta jornada con la mamá de ambos adolescentes, a quien informó de los avances existentes y las diligencias para restituir a los jóvenes.

Los trabajos en torno al caso se llevan a cabo de manera coordinada con la Procuraduría para la Defensa de Niñas, Niños y Adolescentes (Prodennay), para que esta autoridad resuelva lo conducente en cuanto a la entrega de los jóvenes de 13 y 15 años de edad.

En su momento, una vecina del citado puerto interpuso la denuncia en contra de la mamá de los jóvenes, lo que motivó las acciones judiciales en las que ambos adolescentes confirmaron los hechos que se acusan; no obstante, en diligencias posteriores se desistieron, por lo que se procedió a la investigación correspondiente y el trabajo conjunto para proceder privilegiando el interés de los jóvenes.

Ante los avances del caso, será en las próximas horas cuando se lleve a cabo la procedencia jurídica que permita el reencuentro con sus familiares, privilegiando su tranquilidad y bienestar.

La otra versión

Muñoz Sánchez, narró en las inmediaciones de la FGE a diferentes medios de comunicación que luego de una serie de intrigas derivadas de un pleito vecinal ocurrido en el municipio de Progreso, sus hijos fueron llevados al Caimede, por un presunto maltrato de ella y su esposo hacia los menores.

Sin embargo, dijo, todo se trató de un ardid promovido por los vecinos de la colonia donde habitan en ese municipio costero luego que los denunciantes les realizaran un fraude lo que generó una serie de disputas legales que terminó con la denuncia de un supuesto maltrato hacia sus hijos.

Narró que por más de tres años ha batallado para que les entreguen a los menores, pues asegura que ya requieren ser reinsertados en el seno familiar.