Tizimín, Yucatán, 20 de octubre de 2020.- Un total de 7,000 personas pertenecientes a 42 municipios del estado, que resultaron afectados por el paso de la tormenta tropical “Gamma” y el huracán “Delta”, realizarán durante 15 días trabajos de limpieza, desinfección, descacharrización y recuperación de espacios públicos, por lo que recibirán un ayuda económica de 1,250 pesos como parte del Programa Emergente de Apoyo Comunitario que dispuso el gobernador Mauricio Vila Dosal para la generación de empleos en apoyo la economía de las familias yucatecas que más lo necesitan.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), Jorge Díaz Loeza, recorrió los municipios de Río Lagartos, San Felipe y Panabá, donde supervisó el inicio de estos trabajos que se realizan en estas comunidades dentro de dicho programa, que además de contribuir a la recuperación de las poblaciones también representa la oportunidad para que los habitantes puedan contar con un ingreso.

El Programa Emergente de Apoyo Comunitario beneficia a habitantes de los municipios de, además de los 3 ya mencionados, Dzilam de Bravo, Tizimín, Baca, Celestún, Izamal, Chemax, Calotmul, Cuncunul, Tunkás, Temozón, Kanasín, Hunucmá, Ixil, Tahmek, Kaua, Mocochá, Progreso, Hoctún, Muxupip, Espita, Sanahcat, Dzidzantún y Huhí.

Así como Telchac Pueblo, Sinanché, Sucilá, Temax, Tixpéual, Yobaín, Uayma, Ucú, Valladolid, Buctzotz, Tetiz, Tixkokob, Kinchil, Telchac Puerto, Tepakán y Mérida, de manera específica las comisarías y subcomisarías de Kikteil, Sierra Papacal, Noc-Ac, Cosgaya, Komchén, Dzidzilché, Tamanché, Sac-Nicté, Cheumán, Dzityá y Chablekal.

Cabe mencionar que la selección de municipios se realiza con base en las afectaciones emitidas en las Declaratorias de Emergencia del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), sin embargo, se agregaron otras demarcaciones que, aunque no fueron contempladas en dichas declaratorias, sufrieron daños.

Al supervisar el inicio de las labores en Río Lagartos, San Felipe y Panabá, Díaz Loeza señaló que el gobernador está al pendiente de ustedes y nos ha instruido a todo su equipo hacer todo lo posible para apoyarlos.

“Este ha sido un año muy difícil y complicado, no solo para el ámbito agropecuario sino para todos los sectores, primero por las sequías; posteriormente, la pandemia y, después, las tormentas que tocaron Yucatán”, externó el funcionario a los beneficiarios.

El titular de la Seder añadió que restaurantes, comercios, hoteles y otros negocios tuvieron que cerrar y mucha gente se quedó sin sustento, razón por la cual, a encomienda de Vila Dosal, se creó el Programa Emergente de Apoyo Comunitario para darles un ingreso para sus familias.

Mientras realizaba trabajos de limpieza en las calles de Tizimín, el productor Víctor Kantún Balam señaló que además de su trabajo en sus tierras de cultivo, ahora sale a realizar las labores de limpieza, pues con ello ayuda a su comunidad para recuperarse después del paso del huracán “Delta” y además obtiene un apoyo económico, que en estos momentos es muy necesario.

“Empezamos con el Coronavirus y después con las tormentas, en el campo nos la estamos viendo muy difícil y en los ranchos tampoco hay trabajo, por eso agradecemos al Gobernador que ahorita nos apoyen porque en la casa necesitamos comer, todos los días amanecemos con esa preocupación. Que nos paguen para mejorar nuestro municipio es una gran ayuda, nos alivia para el gasto en el hogar”, afirmó Kantún Balam.

Por otra parte, en el Puerto de San Felipe, se encontraba la madre de familia María Avilés Dzul realizando labores de limpieza, quien expresó que tras la inactividad económica por la pandemia se quedó sin sustento y ahora el paso de fenómenos naturales también dañaron su vivienda por lo que no sabía cómo se recuperaría hasta que llegó esta oportunidad.

“Mi esposo es pescador y ahorita no ha podido trabajar entre la contingencia y el huracán, tenemos dos hijos y nuestra situación es muy crítica, el Programa Emergente de Apoyo Comunitario es una gran ayuda por parte del Gobierno del Estado, porque además de tener ingresos ayudamos a que el puerto de San Felipe quede en buenas condiciones”, aseveró la beneficiaria.