Progreso, Yucatán; 11 de agosto de 2022 (ACOM).- Un niño de EE.UU de 11 años de edad, originario del Missouri, que arribó al puerto junto a su familia para disfrutar de la playa yucateca fue atacado por una mantarraya luego de hacer caso omiso a las indicaciones de las autoridades.

Sin embargo, el pequeño decidió ingresar al mar, pese a los avisos que le hicieron los prestadores de servicios turísticos, debido a que varias personas ya habían sido agredidas por rayas, especies marinas que se encuentran en la costa.

Poco tiempo después, el menor salió del agua manifestando un intenso dolor en el pie izquierdo, luego de ser atacado por uno de estos animales, los cuales huyen de la marea roja que se encuentra cerca de Progreso.

Al sitio se presentaron agentes de la Policía Municipal quienes solicitaron apoyo de paramédicos, los cuales valoraron al lesionado, y tras unos minutos, se decidió trasladarlo a un hospital para una mejor atención.

Según autoridades, ya son 17 las personas agredidas por las rayas, las cuales se defienden al sentir la cercanía de estas.

«Estos animalitos tienen veneno, como una neurotoxina en la cola, como una babosidad que hace que se necrose la parte donde te pica. Entonces, la gente no lo toma muy en serio, como que lo toma a la ligera, por eso es el exhorto a que no se metan a la playa», señaló Obdulio Mena, Dir. Policía Ecológica Progreso.

Se recalcó que la autoridad determinó colocar banderas rojas en la playa progreseña, como signo de aviso para que las personas no ingresen al mar, pues podrían ser presa de un ataque.

Asimismo, se dejó en claro que el exhorto continuará vigente, en tanto se tengan reportes de la marea roja y la presencia de ejemplares marinos en la costa.