Ciudad de México; 12 de agosto de 2022 (Excélsior).- Los cambios en la política energética provocarán que México sea demandado por empresas y naciones aún cuando éstas no pertenezcan al Tratado comercial que tiene con Estados Unidos y Canadá.

Mónica Lugo, exnegociadora del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), dijo que actualmente el país cuenta con una serie de acuerdos que lo comprometen a respetar y fomentar las inversiones de sus socios comerciales.

Los Appri 

Uno de los más importantes son los Acuerdos de Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRI), los cuales tienen como objetivo el proteger las inversiones y al inversionista sobre cualquier acción que pudiera hacer el Estado en contra de estos.

Dicha herramienta también prevé un mecanismo de solución en caso de que existan diferencias o se haya causado un daño a las inversiones.

Actualmente están vigentes 30 APPRI, con 31 países entre los que destacan: España, Alemania, Argentina, Austria, Bahréin, Belarús, China, Corea, Cuba, Dinamarca, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Finlandia, Francia, Grecia, Hong Kong, Islandia, Italia, y Kuwait.

Así como Países Bajos, Portugal, Reino Unido, República Checa, Singapur, Suecia, Suiza, Trinidad y Tobago, Turquía, Unión Económica Belgo-Luxemburguesa y Uruguay.

En ese sentido es muy posible que estas empresas de origen español (como Iberdrola) o de otro tipo de nacionalidad puedan usar este mecanismo para demandar al Estado mexicano y para que dé cumplimiento a la protección a sus inversiones”.

Dijo que aun cuando hay un tratado con la Unión Europea, y este fue modernizado recientemente para incluir al sector energético, dichos cambios y protecciones aun no entran en vigor, por lo que no podría ser usado en un tribunal.

Por ello la opción que “tienen las empresas europeas, pues es acudir a APPRI para que puedan demandar el Estado mexicano ante este incumplimiento o falta de cumplimiento a la protección de sus inversiones”.

El Tipat 

La especialistas explicó que otra de las herramientas a las que pueden recurrir los inversionistas que se van afectado por las políticas energéticas de esta administración es el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT) que establece las reglas y disciplinas bajo las cuales habrá de regirse la relación comercial entre los países de la región Asia-Pacífico, entre los que se encuentran Japón, Australia, Canadá, Perú, Chile, Malasia, Vietnam, Nueva Zelanda, Singapur, Brunéi y México.

En este acuerdo “está incluida la protección al sector energético, por lo que estos países y sus empresas si podrían llevar a cabo un mecanismo de demanda para dar solución a disputas Estado-Estado, pues ellos también podrían pedir consultas”.

Lo que está haciendo el gobierno “es cambiar las reglas del juego de algo ya pactado, ya sea por el TIPAT, APPRI, o por el TEMEC, México no está cumpliendo con estos acuerdos con los que justamente se trata de no cambiar las reglas del juego y de no ir en contra de los compromisos adquiridos”.

La especialista manifestó que las posibilidades de que México gane estas controversias comerciales son muy limitadas, por lo que el país sería obligado a pagar la compensación por los daños que considere cada nación, e incluso cada empresa, por lo que el costo traerá una millonaria afectación.