Tecoh, Yucatán; 13 de octubre 2022.- Estudiantes, funcionarios de los tres órdenes de gobierno, ejidatarios y buzos, realizaron acciones de reforestación, limpieza y extracción de basura en el cenote de Tzá Itzá y en la gruta Tsabnah ubicados en el municipio de Tecoh.

Los niños del Centro de Atención Múltiple (CAM) del DIF municipal y estudiantes de la escuela primaria “Jesús Reyes Heroles” de esta localidad encabezaron la siembra de unos 30 arbolitos de especies de la región, mientras tanto los ejidatarios se dieron a la tarea de deshierbar la zona aledaña al cenote.

También se realizaron actividades especiales y educativas para los niños a fin de fomentar la conservación del medio ambiente.  Los maestros y madres de familia acompañaron a sus hijos y manifestaron la importancia que tienen estas actividades.

El Comisario Ejidal de Tecoh Manuel Jesús Canché Oy, principal promotor de estas tareas, agradeció el respaldo de los diferentes representantes del gobierno y se comprometió a continuar impulsando estas acciones para que más sitios del municipio puedan convertirse en alternativas turísticas que beneficien a la comunidad.

Carlos González Barrios, titular de la Promotoría de Desarrollo Forestal exhortó a los asistentes para que se sumen a estas acciones ya que en el futuro estos sitios pueden representar una verdadera opción para el desarrollo turístico.

Robert Romero Serrano representante de la Secretaría de Desarrollo Sustentable del Gobierno del Estado de Yucatán coincidió en la urgencia de cuidar estos cuerpos de agua y reiteró la importancia de evitar tirar la basura en cualquier parte ya que esta casi siempre termina en los cenotes.

Algunos de los buzos comentaron que es lamentable constatar que la basura continúa siendo uno de los factores más comunes de contaminación en estos sitios.  Lamentaron que desde hace algunos meses es cada vez más común encontrar cubrebocas en el fondo de los cenotes, por lo que también exhortaron a la población para que tome conciencia al momento de deshacerse de sus residuos inorgánicos ya que muchas veces se convierten en una fuente de contaminación, como en este caso del agua en los cenotes.