Kinchil, Yucatán; 22 de mayo de 2022 (ACOM).- Desde las primeras horas de la jornada sabatina se dieron varios sucesos, donde los protagonistas fueron en su mayoría los ‘kinchilebrios’ en diversos hechos.

Baño de sangre de kinchilebrio

Justin Z.C., de 35 años, llegó alcoholizado a su casa, pero sintió que necesitaba bañarse; fue cuando tomaba su regaderazo que resbaló y azotó en el suelo, por lo que se le abrió la cabeza y comenzó a salir abundante sangre.

Al domicilio de la calle 25 entre 22 y 24 llegaron paramédicos que le atendieron, en las primeras horas del sábado.

Derrapa «Charmín»

Por otra parte esa misma madrugada, el motociclista Raúl Pastor M.C., de 34 años, se accidentó a la altura de la curva de Tamchén de la vía intercomisarías con Tedzidz, al caer un árbol en su camino.

El vecino de dicha localidad, estaba sobrio y de repente dijo que se cayó esa mata, producto de un incendio forestal, por lo que acabó colisionando con el tronco.

Por fortuna no tuvo heridas de gravedad, solo se torció el tobillo y quemó el pie con el mofle, y de nueva cuenta los Técnicos en Urgencias Médicas de la SSP arribaron para su valoración.

Apedrea ebrio a policía

Entrada la noche, al término de la corrida de toros se suscitó un conato de bronca cerca del ruedo, haciendo entrar en acción la Policía Municipal para detener a los rijosos.

Lo malo que los uniformados se vieron superados por uno de los ebrios, por lo que este con tal de que no sea llevado al calabozo, le soltó una piedra en su cabeza de un agente y corrió para refugiarse en su casa.

Al llegar los refuerzos de las fuerzas estatales, ya nada pudieron hacer, pues el agresor había entrado a su hogar, siendo protegido por sus familiares. Al guardián del orden no le quedó de otra que secarse la sangre y ser curado en el médico 24/7 en el centro de este municipio.

Lo sorprenden comprando fuera de horario

A escasos minutos de finalizar el sábado alegre, en un rondín de vigilancia a cargo del director de la corporación local, fue descubierto un comprador de alcohol en el interior de establecimiento que ubica en el centro.

Al verse descubierto el borrachín, dejó el cartón de misil y corrió como si hubiera visto al diablo en persona, por lo que los agentes descendieron para solicitar el permiso de venta y demás documentos, pues en estos fines de semana por disposición de la Comuna el horario permitido de venta es hasta las 5 de la tarde.

También llegaron agentes de la Secretaría de Seguridad Pública como apoyo, pero no hubo decomiso, ya que no se cataloga como clandestino al escapar el comprador. Eso sí, las autoridades le llamaron la atención y pidieron que pasara al jurídico del palacio municipal para el deslinde de responsabilidades.