Ciudad de México; 13 de diciembre de 2022 (Excélsior).- Las banderas, las camisetas de la selección y las vallas publicitarias con los jugadores lucen en Rabat en vísperas de la semifinal de Mundial que Marruecos disputará contra Francia, pero el equipo contará con apoyos mucho más lejanos por ser la primera selección árabe o africana que llega tan lejos.

En los países árabes, las hazañas de Marruecos han captado especialmente la atención de la gente durante el primer Mundial celebrado en un país árabe y después de que el equipo posara con una bandera palestina.

Marruecos ha superado las expectativas al derrotar a una sucesión de selecciones europeas mejores posicionadas en los rankings: Bélgica en la fase de grupos y luego España y Portugal en las rondas eliminatorias. El país ha organizado más de una docena de vuelos adicionales para llevar a los aficionados a Qatar.

Las banderas marroquíes también se están agotando en todo el norte de África y Oriente Medio, mientras los aficionados se apresuran a comprar recuerdos para animar al equipo.

«Hay una gran demanda de banderas marroquíes porque es el primer país árabe que llega a semifinales. La demanda es tan grande que se han agotado las existencias», declaró Karim Mohammed Qotb, vendedor ambulante en El Cairo.

En Gaza, Eyad Abu Teir salió a comprar artículos con los colores marroquíes. «La victoria de Marruecos es una victoria para toda la nación árabe y todos los árabes deberíamos participar en ella», afirmó.

Para el vendedor Tarek Abu Dayyeh, muy cerca de allí, el éxito de Marruecos en el Mundial supuso un impulso inesperado para su negocio. «Gaza está asediada y la situación económica es difícil. (…) Esperamos que las ventas suban si Marruecos gana el Mundial», afirmó.

Incluso en Irak, la gente se mostraba entusiasmada ante la perspectiva de que un país árabe lo hiciera tan bien.

«Es la mejor actuación árabe que hemos visto nunca como aficionados al futbol y un gran logro», dijo Salam Rabiea, ingeniero de Bagdad.

En Marruecos, miembro importante de la Liga Árabe, pero donde gran parte de la población se identifica como amazigh, ha habido cierta perplejidad ante el abrazo árabe, incluso bromas sobre que la gente de otros países árabes debería aceptar de una vez el dialecto marroquí.

Sin embargo, en Libia, que al igual que Marruecos está en el norte de África, Mohammed al-Andaz no tenía ninguna duda sobre el equipo al que iba a apoyar.

«Esperamos que ganen a Francia y consigan la copa. Es un equipo árabe y africano. Todos los árabes y musulmanes estamos rezando y esperamos que nuestras plegarias se cumplan y gane Marruecos», dijo.