Tokio, Japón; 4 de agosto de 2021 (Excélsior).- Nuria Diosdado y Joana Jiménez se despidieron de los Juegos Olímpicos de Tokio al finalizar en la doceava posición de la final de nado sincronizado con una puntuación de 173.1847.

De manera histórica, las mexicanas participaron en la final de la especialidad. Joana destacó el hecho y aseguró que este será un parteaguas para la natación artística en nuestro país.

“Lo que queríamos era escribir o aportar un granito más a la historia del nado sincronizado. El saber que México por fin logró sacar a Estados Unidos de una final olímpica nos tiene mucho más satisfechas. Más allá de los números de la oposición. Eso es lo que nos tiene más contentas y orgullosas”, indicó en entrevista con Excélsior.

Por su parte, Nuria afirmó que se van satisfechas con su actuación. El objetivo de llegar a instancias finales se cumplió, ahí el equipo presentó nuevamente la rutina libre.

“En lo personal gocé las dos, la primera porque con ella se abrió, pero con esta sabíamos que cerrábamos, ya no había más. En cuanto a cansancio, el cuerpo está muy cargado, llevamos casi 10 días entrenando seguido más tres de competencia. Hoy todas las nadadoras llegan con una carga en el cuerpo muy dura, pero con la emoción de estar en la final y de haber podido cerrar como esperábamos”, comentó.

TOKIO EL POSIBLE ADIÓS DE LA SIRENA MEXICANA 

Los Juegos Olímpicos de Tokio podrían ser los últimos que dispute la experimentada Nuria Diosdado. La máxima justa en Japón, significó su tercera competencia de esta índole luego de participar en Londres 2012 y Río 2016.

En tono de broma, pero con dudas en su mirada, Nuria aseguró que sus piernas y brazos aún podrían seguir compitiendo.

“De darme, yo creo que me darían para otros cuatro o cinco ciclos olímpicos. El cuerpo siempre responde, pero al final el nado sincronizado es un deporte de mucha exigencia”, afirmó.

Después de varios años en el deporte de alto rendimiento, Diosdado cosecha 13 medallas de oro, pasando por los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena en 2006 y hasta la edición en Barranquilla 2018, sumado a cuatro preseas de plata obtenidas entre los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y Lima 2019.

“El tiempo que estés practicando este deporte usualmente toma entre ocho o 10 horas diaria. Han sido ya 25 años de mi vida en esto. ¿Se cierra aquí? No lo sé. Se cierra quizás mi ciclo de Juegos Olímpicos, pero después de unas vacaciones veré que sigue para mi”, comentó.