Mérida, Yucatán, a 30 de agosto de 2022.- La progresividad en el presupuesto asignado a las instituciones de educación superior, debe ser incorporada en la legislación actual, lo que significará que los recursos asignados tendrán que ser superiores a los del año inmediato anterior, planteó el Abogado General de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Renán Solís Sánchez, en el marco la conmemoración del XXXVIII Aniversario de la Autonomía Universitaria.

Durante el evento, celebrado en el Sendero de la Autonomía del Campus de Ciencias Sociales, Económico-Administrativas y Humanidades, Solís Sánchez recordó que en el aniversario 90 de la UADY, propuso medidas protectoras para la autonomía universitaria, como la consulta obligada a las universidades antes de reformar su ley orgánica, la cual ya fue incorporada en el Artículo 2 de la Ley General de Educación Superior.

En esta ocasión, sugirió, además de la progresividad del presupuesto, la congruencia del Estado, pues además de otorgar los recursos necesarios para que la institución cumpla sus fines, también está obligado a atender lo dispuesto en las leyes de las universidades, en el sentido de que sus actos no están gravados o exentos de pagar impuestos.

Por otro lado, destacó que hoy, a 100 años de distancia, aun cuando la UADY cumple con sus fines, nada le impide mirar al pasado, es decir, sin abandonar la modernidad, innovación, internacionalización y empleo de las herramientas tecnológicas que proporcionan los tiempos de ahora.

Por su parte, la consejera maestra de la Facultad de Economía, Ruby Pasos Cervera, recordó que, siendo gobernador Felipe Carrillo Puerto, a inicios de 1922 envió al Poder Legislativo local la iniciativa para la creación de la primera universidad pública en la región, denominada entonces Universidad Nacional del Sureste, la cual fue fundada el 25 de febrero del mismo año.

En abril de 1984 el entonces rector, Álvaro Mimenza Cuevas, presentó al Consejo Universitario el proyecto de Ley Orgánica, el cual, fue aprobado de forma unánime en el mes de junio y presentado al gobernador, Víctor Cervera Pacheco, quien tras unas modificaciones sometió la propuesta al Congreso del Estado el 30 de julio de ese año.

Es así como el 30 de agosto de 1984, tras emitir el decreto correspondiente, la institución asume el nombre de Universidad Autónoma de Yucatán, y a la vez, la responsabilidad de la autonomía de forma amplia en cuatro ejes que articulan su vida interna y permiten el logro de sus fines: autogobierno, autorregulación, autodeterminación académica y autogestión administrativa.

Pasos Cervera destacó que la autonomía es la evidencia de un Estado que tiene puesta la mira a largo plazo, que confía en sus universidades, en la motivación, la calidad profesional y en la ética de las personas que las integran.

“La autonomía universitaria es resultado de décadas de lucha, con una visión de futuro que reconoce y anticipa la evolución de la sociedad y opta por garantizar espacios de libre pensamiento, libertad de cátedra, investigación de frontera y asegura la formación de agentes de cambio”, puntualizó.

En el evento también estuvieron presentes el rector de la UADY, José de Jesús Williams; el secretario de Investigación, Innovación y Educación Superior, Mauricio Cámara Leal, en representación del gobernador, Mauricio Vila Dosal; el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado, Víctor Hugo Lozano; y el juez en oralidad familiar, Luis Alfonzo Méndez Corcuera.

Asimismo, el General de Brigada D.E.M. Saúl Luna Jaimes, comandante de la 32 Zona Militar; el oficial José Dolores May Aké, en representación del comisario de la Guardia Nacional en Yucatán; y el director de Cultura del Ayuntamiento de Mérida, Irving Berlín Villafaña, en representación del alcalde, Renán Barrera Concha.