Mérida, Yucatán, 18 de marzo de 2021 (ACOM).- Al menos, 2 mil 700 restaurantes cerraron de manera definitiva el último año en Yucatán, tras la crisis económica que dejó la contingencia sanitaria por coronavirus, según informó la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac).

El presidente del organismo empresarial, Roberto G. Cantón Barros, dijo que esta cifra representa el 20 por ciento de las 13 mil 500 unidades de negocios de venta de alimentos preparados que operaban antes de la llegada de la pandemia, lo que generó la pérdida de al menos 10 mil 800 empleos en el estado.

Señaló que los aún funcionan lo hacen con un gran esfuerzo, ya que cerrar «significaría la pérdida de sus ingresos familiares y el patrimonio que se ha forjado en años de trabajo».

«No ha sido nada fácil para nuestra noble industria, ninguna autoridad y menos empresarios estaban preparados para vivir un tema de salud tan grave como lo es el Covid-19, sin embargo, el inicio del proceso de vacunación nos brinda una luz de esperanza y alienta a continuar de pie», externó.

«El panorama restaurantero aún dista mucho de ser favorable, seguimos teniendo restricciones operativas que dañan el ingreso, sin embargo, como siempre lo hemos manifestado, nuestros locales son lugares seguros, que cumplen con todas las medidas sanitarias», apuntó.

Remarcó que una recuperación total dependerá mucho del ritmo en el proceso de vacunación, lo que podría generar la recuperación de las cifras que se registraba en ventas y afluencia de comensales, hasta antes de la pandemia.

«A nivel nacional el panorama no es nada alentador, más si vivimos en un país abandonado por su gobierno federal, el cual ha sido omiso en su apoyo al sector empresarial», señaló.

«Como sector queremos mantener las fuentes de empleo en pie, por lo que continuaremos buscando alternativas a fin de evitar el cierre de más negocios y sobre todo la pérdida de ingresos de miles de familias yucatecas», finalizó.