Mérida, Yucatán; 19 de octubre de 2020 (ACOM).- El día de ayer publicamos que luego de casi mes y medio internada en el hospital Ignacio García Téllez (T1) del IMSS, la familia Molina Abnal, denunció una negliencia médica luego de recibir muerta a su hija recién nacida con extraños golpes en el cuerpo y una cortada desde el tórax hasta el abdomen.

Al respecto, el IMSS dijo que la bebé nació grave y que las heridas que presentaba la paciente fueron producto de “procedimientos quirúrgicos que fueron necesarios para salvaguardar su vida”. Sin embargo, investigarán.

A través de un comunicado, la Oficina de Representación Yucatán del IMSS informó lo siguiente:

• El Instituto Mexicano del Seguro Social lamenta el sensible fallecimiento de la menor y envía sus condolencias a los familiares.

• En todo momento se otorgó atención médica especializada en apego al estado de salud de la recién nacida.

• Desde su nacimiento la menor presentó un estado grave de salud que derivó en diversas complicaciones que provocaron su fallecimiento.

• Es importante precisar que las heridas que presentaba la paciente corresponden a procedimientos quirúrgicos que fueron necesarios para salvaguardar su vida, tanto para su oxigenación como alimentación.

• No obstante, el IMSS en Yucatán ha iniciado una investigación del caso, a fin de fincar o descartar responsabilidades. Asimismo, está en total disposición de colaborar con las autoridades correspondientes, en caso de que así lo requieran.

El IMSS en Yucatán refrenda su compromiso por salvaguardar la vida de sus derechohabientes, especialmente de los más pequeños.