Mérida, Yucatán; 18 de octubre de 2020 (ACOM).- Una auténtica pesadilla vive en estos momentos la familia Molina Abnal, luego de recibir muerta a su hija recién nacida con extraños golpes en el cuerpo y una cortada desde el tórax hasta el abdomen.

Luego de casi mes y medio internada en el hospital Ignacio García Téllez (T1) del IMSS, la hija de Jesús y Virginia falleció ayer por un choque séptico derivado de una “neumonía no especificada”.

Relataron que la menor nació el pasado 3 de septiembre y que desde ese momento hubo irregularidades en la atención médica.

Primero fue atendida horas después de la hora programada para el alumbramiento. Después, los médicos le informaron que la bebé nació muerta. Y después que siempre sí lograron salvarla tras practicarle una reanimación.

A los pocos días, tuvieron que intubar a la pequeña, que presentaba problemas respiratorios.

Y así pasó el tiempo hasta que ayer recibieron la noticia de que la niña, a quien nombraron Yazmín Guadalupe, había fallecido.

No fue sino hasta que revisar su cuerpo cuando se percataron que tenía moretones en la espalda, golpes en la cabeza y una cortada desde el tórax hasta el abdomen.

Sin pensarlo dos veces, optaron por denunciar al hospital por negligencia médica, acto que quedó asentado con el número de averiguación previa UNATD-G1/8471/2020.

La Fiscalía General del Estado tomó el cuerpo de la menor para practicarle la autopsia correspondiente y dictaminar con certeza la causa de muerte de la recién nacida.