Mérida, Yucatán, 27 de noviembre de 2020.- Pese a que el Ejecutivo Estatal consiguió el pago de 10 días a maestras y maestros del Programa de Escuelas de Tiempo Completo, cerca de 70 profesores dirigidos por Jesús González Cupul, de Docentes Unidos Luchando en Yucatán (DULY) impidieron la entrada a usuarios de los servicios de la Secretaría de Educación, lo que derivó en múltiples quejas ciudadanas.

Sin tomar en cuenta las recomendaciones de salud para evitar aglomeraciones y sana distancia para evitar contagios de COVID-19, los directores y docentes protestantes decidieron colocar cadenas y bloquear todos los accesos para impedir que personas entren y salgan de la dependencia.

Doña Isidra Ucán, quien viajó desde Quintana Roo para corregir su certificado escolar y poder conseguir trabajo, llegó puntual a su cita en el departamento que se encarga de estos trámites, pero no pudo entrar, debido a que los manifestantes colocaron candados en las puertas de acceso evitando ingreso y salida de personas.

“Solo porque una maestra me ayudó a entrar pude hacer eso de mi certificado que lo ocupo para conseguir empleo”, dijo la mujer cuya travesía comenzó desde las cuatro de la madrugada de este viernes.

Autos, propiedad de los mismos docentes, fueron colocados en zonas de acceso del edificio central, además de cadenas e incluso cerraron la calle principal donde se ubica el edificio, entorpeciendo el tráfico, además de exponer a conductores y peatones.

A las 16:30 horas, personal de la dependencia rompió los candados para liberar los accesos y los protestantes volvieron a colocar candados y cadenas a pesar de que una comisión de cinco docentes ya estaba siendo atendida desde hace más de una hora por autoridades encabezadas de la secretaría estatal de Educación, Loreto Villanueva Trujillo.

Desde el inicio de las demandas de los maestros del Programa de Escuelas de Tiempo Completo, autoridades estales les demostraron, con copias de oficios dirigidos a la SEP nacional, que el gobierno yucateco ya había solicitado un acercamiento con la federación, instancia responsable de enviar los recursos para el pago de los maestros, situación que el día de hoy se les volvió a recalcar.

Las acciones negativas que encabezaron los docentes manifestantes afectaron a más de 250 trabajadores de la Segey, quienes no pudieron salir antes ni retirar sus automóviles del estacionamiento.

En la mayoría de los casos, las perjudicadas fueron madres de familia que tenían que llegar a sus casas para atender a sus hijos o irlos a buscar a casa de un pariente como lo hacen cada día, así también personas que tenían que llegar a un segundo trabajo y que bajo la desesperación, gritos y burlas de los protestantes decidieron saltar las rejas para poder salir.

Hasta las 17:15 horas se liberaron los accesos y el resto del personal de la dependencia y personas que habían ido a realizar un trámite pudieron salir.