Mérida, Yucatán; 19 de mayo de 2022.-El Ingeniero Rogelio Pérez Monsrreal, conocido por ser el inventor del Biodigestor, fue desalojado de su propiedad de San Pedro Cholul por orden del Juzgado Tercero Mercantil Federal debido a que su esposa firmó un documento en 2015, pero fue alterado ya se usó la firma para sobreponerlo a un pagaré por dos millones de pesos del año 2008. 

Pérez Monsrreal se declaró víctima de la “mafia inmobiliaria” y de los abogados de apellido Herrera. 

Relató que su esposa tenía dado en renta un predio en la calle 61 de esta ciudad de Mérida a un panadero de nombre Hildebrando Aguilar Argáez, cuya empresa es “Muchos panes S.A. de C.V.”, y como debía varios meses de renta llegó a un acuerdo en la cual ambos firmaron. 

Pérez Monsrreal añadió que no sabe con exactitud cuándo se recortó la firma y se agregó a un pagaré, que casi a la fecha de su vencimiento, los abogados de Hildebrando lo presentaron como prueba ante el juzgado mercantil federal para reclamar no sólo dos millones sino una cantidad mucho mayor, pues incluía los intereses. 

La casa que le fue quitada a Pérez Monsrreal tiene un valor entre cuatro a cinco millones de pesos. Ayer por la tarde, con el apoyo de la fuerza pública se ejecutó la acción de embargo y él tuvo que retirar sus muebles del precio ubicado en calle 24 por 23 de la colonia San Pedro Cholul. 

Independientemente del caso mercantil, Pérez Monsrreal lleva también un litigio ante la fiscalía estatal por falsificación de firmas y documentos. Tres peritajes lo favorecen, uno particular y otro de Campeche y uno más de la fiscalía de Yucatán y todos los dictámenes grafoscópicos confirman que se trata de “aprovechamiento del espacio en blanco”. 

Pero el juicio ante la fiscalía aún no concluye porque el demandado utiliza argucias legales para no acudir a rendir su declaración. 

“Se puso una denuncia penal por el aprovechamiento del espacio y se le ha llamado a este señor para que vaya a declarar y se hace tonto y no va a declarar y la fiscalía no procede, entonces seguimos en la injusticia”, dijo el ingeniero. 

Aseguró que el peritaje es claro y fue uso del espacio en blanco, es decir, pusieron la firma y luego lo del pagaré. Esto está en la fiscalía, pero desgraciadamente no prospera y el juzgado federal mercantil fue el primero que lo hizo y por eso se llegó al embargo. 

Pérez Monsrreal aseguró que el juzgador federal mercantil no hizo bien su trabajo y se dejó llevar por lo que se le presentó, por el falso pagaré que de ser real para el año 2008 era fiscalizable por tratarse de dos millones de pesos, pero el juez no tomó en cuenta esta situación. 

Aseguró que estos abogados de apellido Herrera son la mafia inmobiliaria y están despojando a otras gentes, esta es la triste realidad de la justicia que aquí no existe.